Yo no debo ver películas de terror

2

Soy muy impresionable, incluso con las más malas y termino en una gran noche de desvelo porque estoy esperando a que el coco, algún demonio y/o fantasma me ataque y sé de buena fuente que están escondidos bajo la cama o atrás de las cajas, yo lo sé. Pero si algo he aprendido viendo muchas películas de terror es que nunca hay que investigar, no hay que ir detrás de esas cajas a revisar en plan héroe nocturno o intentar salvar a todos los residentes de mi casa buscando bajo la cama, entre el montón de porquerías que allí avente al coco, noooooooooooooo; para estar seguro de cualquier cosa paranormal simplemente hay que hacerse bolita y esconderse bajo las cobijas de la cama y rezar para pasar la noche.

Esa es la opción practica que he adoptado para cuando sospecho que hay actividad paranormal REAL en mi casa, que estoy segura que toda la actividad de mi micro depa se concentra en un solo lugar, mi jodida habitación. A ver, yo no entiendo como chingaos yo soy la mejor presa de los fantasmas, o sea neta, no entiendo; mi departamento es chiquitito pero aun así pueden disfrutar de otras facilidades, áreas comunes, pueden asustar a los perros e incluso podrían visitar a mi hermano por las noches, hacerse un sándwich de media noche cuando mi papá anda de guzgo*, ah, pero no señor, no asustan en la sala, no asustan en el baño, no asustan en la cocina y ya se me acabaron las áreas, los únicos lugares donde espantan es donde estoy yo, es decir en mi cuarto en la madrugada o cuando estoy trabajando en mi escritorio.

*Guzgo, ga. adj. Méx. glotón.

Puf y encima cuando veo películas de terror están por todos lados, como si tuvieran una antena paranormal en donde se dan cuenta que estoy viendo películas de miedo y se les prende el foco para venir a darme un buen susto, si bien todavía no se materializan, yo sé que están ahí ocultos entre las sombras, esperando a que yo me haga la valiente y los busque. Sin embargo después de ver una película de horror termino tan asustada onda el perro Coraje, que salgo corriendo de un lado a otro, sin mucha valentía y pidiéndole a Diosito que no me topé con un monstruo en los 2 metros que tengo que recorrer para desplazarme por mi casa.

Igual y soy yo y es a mí a la que siguen estas criaturas de otros planos, también puede ser que este loca, pero de esas locas reales como neuróticas con complejo de persecución o tal vez esquizofrénica, o incluso tal vez, solo tal vez, sea muy impresionable con una gran imaginación que me hace sentir, ver y escuchar cosas que no existen. Ya saben, igualito que cuando estoy escribiendo un post o cuando se la armo de pedo a uno de mis amigos porque no me pela cuando yo quiero, tal vez sean todas estas opciones. O simplemente soy un imán de fantasmas y cuando veo películas de terror sin importar lo malas, estúpidas, sin sentido, tontas, bobas y aburridas, mi corazón se acelera y termino con la fuerte noción de que hay fantasmas a mi lado.

Seguro soy muy impresionable o mi cerebro se queda prendido y estimulado a media noche y no de la buena manera, esa que uno esperaría para desvelarse en medio de la noche de forma traviesa, digo si te vas a desvelar que sea algo bueno y no porque tienes terrores nocturnos, una especie de pánico esperando un ataque paranormal.

Definitivo no debería ver esas películas, por más tentadoras que suenen, por más que me intenten convencer, yo soy de esas personas por las cuales se hizo la leyenda “Esta película no es apta para todo tipo de público, se recomienda discreción”, porque yo cada que veo uno de estos thrillers estoy a punto de sufrir un infarto, mientras me agarro el corazón, salto, grito y pellizco a la gente que está cerca de mí. Eso sí, yo experimento diferentes tipos de pánico y superando el nivel 6 yo forzosamente tengo que cerrar los ojos aunque eso signifique no ver la película, true story.

You might also like

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More