Yo lloro por todo

1

Hay algo que tengo que confesar abiertamente, algo que no digo mucho y solo saben mis personas más allegadas, y lamentablemente mi confesión es que yo soy muy sentimental, sin importar mi apariencia dura, mi cara ecuánime, inmutable, de carácter serio y seco, hay algo que todo eso esconde y yo lloro por todo.

Maldita sea, es de esas cosas que odio admitir, pero odio más cuando suceden y soy de esas personas muy sensibles que lagrimea como magdalena por todo, traducción al castellano, lloro por todo y cuando algo toca fibras sensibles dentro de mí, termino llorando, claro, inmediatamente trato de recobrar la compostura, que no se me oiga la voz quebrada, que mi mentón no se arrugue y que las lágrimas se contengan, pero la verdad es que soy una persona muy sensible, muy sentimental e incluso cuando me enojo, cuando estoy muy pero muy enojada, incluso en esos momentos termino llorando.

No sé si sea malo ser tan sensible y emocional, pero en momentos claves, como cuando estoy en una confrontación, enojada y debo mostrarme fuerte y serie, mi cuerpo me traiciona, primero comienzo a temblar, a veces a tartamudear y finalmente comienzan las lágrimas, y odio cuando eso pasa, lo juro, no lo hago para ganar una discusión por lloriqueos, a veces me ganan esas ganas incontenibles de llorar, por más que las trate de reprimir.

La verdad es que lo odio, odio llorar por todo, y no solo me sucede cuando estoy muy enojada, oh no, bueno fuera, también mi lado sentimental surge a mi cuando estoy viendo algo emotivo, y ya sé que cuando voy a ver una peli de Disney, ya lo sé, voy a terminar llorando muchísimo, cuando los personajes se dan la mano, se despiden o comienza lo emotivo, ya sé que cuando viene la escena más nostálgica de la película, ya lo veo venir y siento como mi cuerpo, principalmente mi rostro se prepara para la lloradera y por más que lo trate de evitar, por más que piense en otras cosas, no importa que haga, termino llorando, yo lloro por todo y lo odio.

A veces me moleta mucho ser tan emotiva y pasional, claro, todo artista, incluso uno amateur como yo, debe estar muy en contacto con sus emociones, pero cuando se trata de convivir y relacionarte con otros seres humanos, ser tan emotivo es algo muy malo.

De hecho, cuando lloro por cosas tan tontas y emotivas, como bellas puestas de sol, me siento como un personaje de película, sí, de la cinta Al diablo con el diablo, y en uno de los deseos de Elliot, de ser sensible, era tan ridículo lo sensible que él era, que cuando veía una puesta de sol, irremediablemente termina llorando.

A veces, me resulta tan emotivo ver historias inspiradoras, cuando alguien está recibiendo una mención, cuando alguien supero cualquier obstáculo, no sé, algo así como superar el tránsito de periférico, y yo sin poder evitarlo, termino llorando porque alguien pudo sobrevivir al tráfico de periférico de las 6, eso suena absurdo, suena pendejo, y suena que soy muy emotiva, lo sé, lo odio, pero yo lloro por todo y cuando veo a alguien llorando, tampoco puedo evitarlo.

Y ya sé, no está mal y es de valientes mostrarse emotivo y sentimental, pero llorar por todo es otro boleto.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here