Ya, ahora si comenzamos la dieta

1

Si hay un punto en la vida en el que debemos empezar a comer sano, es este día, bueno, el lunes, el día ideal para comenzar una dieta; porque además de que convenientemente es lunes, además de eso, ya se acabaron oficialmente los pretextos para comer cualquier comida indulgente sin medida.

Ya, ahora si comenzamos la dieta sin excusa, ni pretexto

Notas Relacionadas

¡Sorpréndeme!

Cine sin Palomitas

El yoga es para viejitas

La mala noticia, es que después de dos meses comiendo muy mal, la rutina de nuestro cuerpo es esa, comer de todo y sin medida, por lo que tratar de comer verduras, vegetales y ensaladas será increíblemente difícil.

Así que en teoría es fácil ponerse a dieta, en la práctica, y más saliendo de noviembre y diciembre, meses en los cuales, la “mala” comida abunda, hará que sea muy difícil comenzar una dieta.

Por eso creo, que la idea de ponerse a dieta hoy, esa es la falacia más grande que nos decimos con mucho optimismo y con la verdadera convicción, de en verdad cumplirlo; pero más allá de lo que deseemos, esta una mentira muy repetida estos días, y desde finales de noviembre del año pasado, todos estamos esperando a que llegue el 8 de enero, el plazo que le pusimos a la comedera y engordadera sin fin.

Y esa fue la premisa que nos dio rienda suelta, para comer y disfrutar sin preocuparnos por las calorías, porque estábamos esperando a que la temporada de fiestas terminará, con el plazo 8 de enero, el día ideal para comenzar la dieta.

Hoy es el día por excelencia para comenzar la dieta, hoy es el día perfecto para decir:

Basta de comer como puerco, ya ahora si comenzamos la dieta

Porque justamente hoy es el día perfecto para apretarnos el cinturón, cerrar la boquita y moderar todo aquello que nos comemos, pero, ¿por qué hoy y no ayer?, o por qué no mañana.

Bien, mucho viene de que, en plena navidad, cuando nos atiborrabamos de dulces, galletas y comida, en esas fechas nos hicimos una promesa, un contrato verbal hecho con uno mismo; de esas reflexiones mentales que suceden en una fracción de segundos, mientras caes en los excesos y mientras la culpa te quería agobiar, en esos momentos, te hiciste una simple promesa: en enero me pongo a dieta.

Y déjame decirte, no hay fecha que no se cumpla, plazo que no se venza, ni deuda que no se pague, y ya llego ese día, el día que no se determinó de forma random, y este día fue pensando, pues obvio, no sería el primero de enero, porque además de qué hay que acabar con el recalentado, todavía hay mucha comida rica y suculenta de la cual no te podrás privar por más que lo intentes, así que continúas negociando contigo mismo, para concluir que el mejor momento para ponerte a dieta y perder esos 5 kilos que llegaron con la navidad, es obviamente después de la rosca de reyes.

Cosa que ya pasó y desde el viernes pasado todos andamos con el radar puesto en las roscas de reyes, para participar y comer, en la mayor cantidad de estas deliciosas creaciones panosas se pueda.

Además, quien en su sano juicio podría empezar una dieta el sábado a mediodía, neta, ¿quién?

Supongo que alguien con mucha, pero mucha fuerza de voluntad, que debe ser el mismo número, que los hombres que acumulan la mayor cantidad de riqueza del mundo, es decir, menos del uno por ciento de la población puede usar el poder de su fuerza de voluntad; mientras que los demás somos presa de nuestros bajos instintos y cuando se hablar de comer, nadie puede detenerse.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More