Cómo vivir con una ausencia

4

El otro día, un comentario me hizo pensar en esto, en la eterna pregunta de, Cómo vivir con una ausencia y el cómo se logra superar una perdida.

El sentido de la pregunta que me hicieron era, o por lo menos eso entendí, ¿dejarás ir a alguien?, genial, solo que no olvides que tendrás que pensar, en cómo lidiarías con esa ausencia después, y lo mejor, no tendrás que pensar o esperar mucho tiempo, y la ausencia llega de golpe, quitándote el aliento, haciendo que todo sea insoportable y posando sobre tu cabeza una nube negra que hace que todo el día llueva, de forma metafórica, en tu vida.

Bien, ahora, hay que comprender que hay ausencias que no son negociables y hay que entender que las perdidas, son parte de esta vida, y a veces, por más que quieras que alguien esté en tu vida para siempre, el proceso de vivir, crecer y morir, separa a las personas; así que, en este caso de perdidas, la ausencia no es algo que uno pueda evitar, y lo único que queda para lidiar con esa ausencia, con ese hueco que quedo, es vivir un día a la vez.

Yo sé, perder a un ser querido es bastante doloroso y uno nunca, nunca, en serio, nunca se repone a este hecho, y siempre esta ese hueco, ese recuerdo y de alguna manera ese dolor por no ver o escuchar a ese ser querido, y estas ausencias, duelen profundamente, y nada las cura, nada repara el alma, y nada llena ese vacío, pero el tiempo, (el tiempo es muy sabio), cierra esa herida, no llena la ausencia, pero reemplaza el vacío hasta que un buen día, cuando no te das cuenta, el dolor se va, aunque nunca se va la nostalgia, el recuerdo o la tristeza, esos siempre quedan, pero con el tiempo el dolor se va.

Lo mismo sucede con las otras perdidas, las que son negociables, y cuando alguien que quieres mucho, rompe contacto contigo, y simplemente se harta o se va, el tiempo es bastante noble, y ayuda a que respirar sea más fácil, sin embargo, siempre queda dentro de ti, la dolorosa pregunta ¿Qué hubiera pasado?, y lo peor, es que siempre quedará intacto el sentimiento, y tendrás que vivir con la ausencia de alguien que quieres, que por diversos motivos dejaste de ver.

Uno podría pensar que el amor desaparecerá en algún momento, pero no sucede, si bien puedes querer a otras personas, el cariño que tenías por esa persona, permanecerá intacto de una manera idealista y siempre recordarás a esa persona de una forma especial, preguntándote, ¿qué hubiera sido si no hubieras dejado ir a esa persona?

Otra mala noticia, es que él hubiera no existe, y que no hay nada más horrible que lidiar con ese hubiera, y con la ausencia de alguien, que sin ser fantasma se convierte en uno que agobia tu mente.

Creo que la moraleja de esta historia, que partió de una pregunta, es que nunca dejes ir a alguien que quieres con todo el corazón, y lucha, lucha por esa persona, aunque la hayas cagado monumentalmente, no dejes de luchar por esa persona, porque si bien, hay muchas personas en este mundo, nadie reemplaza a un buen cariño.

Así que, si quieres a alguien, no lidies con su ausencia y haz lo que sea necesario para que funcione, para que este contigo en tu vida, lucha, discúlpate, haz feliz a esa persona, perdona, enójate, haz lo que sea, pero no dejes ir a esa persona que quieres tanto, porque de eso, nunca te recuperaras, aprenderás a vivir con ello, sí, pero tú corazón nunca se repondrá a esa perdida.

 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More