Videollamadas que salen mal en la cuarentena

0

Antes (por antes, me refiero a 4 meses atrás) pensar en la simple idea de que alguien podría vernos como un espectador mientras estamos en la intimidad de nuestra casa era una locura, una idea tan absurda como remota, porque, después de todo, nadie, o por lo menos NO MUCHOS, podíamos estar expuestos de esa manera y mucho menos para que ese tipo de intervenciones quedarán grabadas para la posteridad.

Pero nunca debes decir nunca, porque siempre va a pasar algo inesperado que haga que te tragues tus palabras, y en esta ocasión fue el maldito coronavirus que cambio todos nuestros paradigmas y la forma en la que conocemos y concebimos el mundo creando sociedades distanciadas y aisladas, pero conectadas por el mundo digital.

Así es, ahora todo es digital, desde las compras hasta las citas y, por ejemplo, apps para conocer y ligar a personas en línea han crecido tanto, que incluso ahora la forma más común y hasta romántica para comenzar una historia de amor, son las citas en línea. Sin embargo, el amor no fue lo único que se hizo digital, ya que ahora, prácticamente cualquier forma de contacto humano es a través de videollamadas, videoconferencias, quedadas digitales, webinars a través de zoom, hangout y hasta Skype volvió a ponerse de moda.

Personas trabajando en videollamadas, estudiantes tomando clases en teleconferencias, amigos platicando por hangouts, es más, hasta reporteros, periodistas y grandes personalidades mediáticas, todos nosotros nos exponemos a ser capturados en video en nuestras casas, y si algo hemos aprendido en estos 3 meses de cuarentena es que algo siempre puede salir mal.

Ya sea el perro destruyendo cosas, los niños portándose mal o todos preguntándose si tienes pantalones o tienes desactivada la cámara porque tu casa es un desastre y pareces un indigente son cosas muy comunes de hoy en día.

Sí, hoy en día es una pesadilla digital, muy vivida, no saber cómo bloquear la cámara y el micrófono durante la videollamada, y esto es la punta del iceberg de la nueva normalidad en la cual una constante preocupación que vivimos las personas hoy en día son las videollamadas que salen mal en la cuarentena.

Hay muchos reporteros que pueden dar testimonio de este tipo de dificultades técnicas de hacer teleconferencias en casa

Y los estudiantes en línea, saben y muy bien, lo terribles que pueden ser las videoclases, solo hay que entrar a TikTok para ver todos los video testimoniales de Videollamadas que salen mal en la cuarentena.

Tambien puede pasarle a los maestros, y a veces algo tan básico como apagar el micrófono puede hacer la diferencia entre estar desempleado no.

Actualmente YouTube y TikTok están llenos de videollamadas en las cuales algo paso, y yo era de esas personas que entraba a disfrutar de esos fails, para reírme de como los perritos salían en cuadro en las noticias, o como se oía en el micrófono cosas inoportunas como “el perro se cago en la cama”, “ya limpiaste tu cuarto”, y muchas indiscreciones de ese tipo, pero nunca pensé que me fueran a pasar a mí.

Primero porque no tengo webcam ni micro en la compu, y segundo porque no tomo tele clases y tampoco tengo tele conferencias hasta que hoy en la mañana me invitaron a una video llamada por Skype para ver una presentación de un nuevo equipo.

La verdad pensé que lo haría en la computadora de escritorio, pero, resulta que Skype no se conecta a una videollamada si no tienes cámara o micrófono, así que tuve que hacerlo en el celular, y debo decir que no me había ni siquiera peinado y tengo como 5 días (tal vez más, tal vez menos) con mi misma ropa y cuando vi que estaba en cámara así, solo pude intentar tapar la cámara, pero cuando empezaron a gritar estupideces en mi casa, descubrí que tambien me podían oir, y mientras estaba en pánico, en los peores 5 minutos de mi vida, extraídos de una pesadilla moderna, en la cual, ahora no es que estés desnudo en el salón de clases, sino vestido como indigente con ropa sucia de varios días en una videollamada, me hizo vivir terribles momentos de angustia que, varias horas después, no puedo superar.

Ay, me sentí como Lenny, pidiéndoles “no digan como vivo PARFAVAR”

En fin, hoy en día nuestras pesadillas que nos dan terrores nocturnos, son estas cosas, en los que la cámara y el micro no se apagan cuando estamos en casa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here