Vacaciones de primavera

2

¡En sus marcas, listos, fuera!

Ya comenzó el conteo regresivo que todos los mexicanos estábamos esperando, bueno, y en algunos otros países también, como USA, y los americanos ya están con las maletas hechas para venir a destruir México y pagar una módica cantidad por su reparación, bueno, eso pasa con los spring breakers; pero bueno, hay que aceptar que son buenas divisas para el turismo los destrozos y daños que hacen un par de días estos jóvenes.

¡Vacaciones!

Sea lo que signifique para cada quien, seguro hay quienes esperan que lleguen estos días para irse de orgia al hedonismo sin fin, en donde el alcohol, la playa y los cuerpos esculturales son cosas normales; pero claro, en la definición de vacaciones de cada quien puede haber cambios y habrá quien espera estos días de descanso para quedarse en cama con la misma ropa durante una semana o mi definición de las vacaciones perfectos en la actualidad son irme a navegar.

 

Anteriormente mis vacaciones de semana santa, de verano, navidad o hasta los puentes, para mí siempre eran lo mismo, quedarme en casa trabajando medio día; ya sea en cosas que los clientes pagan puntualmente para que sea hagan durante todo el año o haciendo mis proyectos personales, cosas que entran en el formato de trabajo por la seriedad que les imprimo durante todo el año. Por eso a mí como que las vacaciones o los días feriados me daban igual, mientras todos se ponían a dieta, le metían duro al gym para lucir bien el bikini y demás cosas propias de las vacaciones, yo decía, vaaaaaaaaaaa, voy a disfrutar de la ciudad para mi solita. Lo irónico es que en vacaciones no salía ni al cine, pero en mi cabeza la ciudad estaba libre para que yo la disfrutara.

Así que toda esa locura que pasaba en todos, como poco a poco empieza a hacer ebullición ese espíritu o mejor dicho esas ganas de salir de vacaciones más que cualquier otra cosa en el mundo, a mí eso no me afectaba para nada; pero hoy es diferente y las vacaciones han adquirido un nuevo sentido y ahora yo también soy parte de esa efervescencia. Aunque no salga de vacaciones, todavía, yo estoy con esa emoción de que lleguen esos días para no hacer nada, para destruir el mundo, para conocer y para atragantarme de comida.

Solo me tomaron dos vacaciones el año pasado, un crucero a las Bahamas y una semana en Houston para descubrir que adoro las vacaciones, tanto que pasare todo el año deseando a que lleguen esos días, lo anhelo tanto que paso mucho tiempo ahorrando para nuevamente embarcarme a la aventura. Porque descubrí que no hay otra cosa en este mundo que ame tanto como ser viajera, esperar en los aeropuertos y ese miedo latente cuando transbordas en un avión mientras corres deseando que no te deje tu próximo vuelo.

 

La aventura de estar en un aeropuerto internacional esperando lo que serán las mejores vacaciones de tu vida, para mí eso no tiene precio, así que hago todos los ajustes que sean necesarios porque ahora mis próximas vacaciones, que no serán en semana santa, pero espero que sean muy pronto sean en la gran manzana y tome un crucero que salga de New York ahora a recorrer el caribe para comer, para nadar y para conocer.

Esas para mí son las vacaciones de ensueño, seguro cada quien tiene una definición diferente pero hoy yo siento y con muchas ganas y alegría que se acerquen los días de descanso.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More