Vacaciones de Invierno

0

¡Ya quiero que sean vacaciones!

Estamos a unos días de que comiencen las vacaciones. Y prácticamente a nadie le importa mucho que sean las vacaciones navideñas; lo que importa es que al fin y al cabo son vacaciones. Merecidas y anheladas desde las vacaciones de semana santa y/o el último puentecito largo que nos echamos.

No creo ser la única que esta en modo de conteo regresivo contando los días y las horas que faltan para que se ponga el semáforo en verde para los festejos navideños, entre risas, chelitas, regalos, copas, comidas, dulces, chocolates, desveladas, nos esperan unos días intensamente divertidos para que el alma descanse y se relaje.

Notas Relacionadas

Ahorrar en navidad

Bienvenidos a mi ñoño mundo

Beneficios del frio

Lavar los trastes rápido

Vienen los días que más nos gustan a todos, días en los que no se hace nada ó se hace de todo; lo que el corazón dicte y mande. Los días de asueto son como el popular dicho “que cada quien haga de su culo un papalote”, cada quien los goza y los vive como le plazca en ese momento.

Ya analizando la situación vacacionera las dos semanitas que descansaremos no servirán ni para el arranque. ¿Qué se puede hacer en dos semanas? R= NADA, pero hay que intentarlo, será una carrera contra reloj en la que seguramente nos ganara la flojera pegándonos como cola loca al sillón, ó nos darán esas insostenibles ansias por conocer, disfrutar y festejar de cuanta pachanga sabrosona nos inviten, para leer un libro, ponernos al corriente con la cartelera de cine, tomar clases de danza, retomar ese curso de cocina, que se yo; cualquier cosa hombre.

El chiste está en que cada quien disfrute de la espontaneidad de los días, viva feliz sus vacaciones como si fueran las ultimas, aunque estoy segura de que tendremos muchas más.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More