No uses el celular en el metro

1

Neta, neta, pero en serio neta, por lo que más quieras no uses el celular en metro, de verdad, no soy redundante, soy enfática al decir nunca pendejees en el metro con el cel; porque es peligroso, principalmente porque lo puedes perder, te lo pueden arrebatar, quitar, robar o por accidente aventar.

Creo que nunca pensamos en la consecuencia de nuestras acciones, y menos cuando se trata de contestar un mensaje, hablar por teléfono o ir chequeando Facebook mientras esperamos y más cuando esperamos en el metro. Supongo que esto lo hacemos porque pensamos que es seguro, supongo que esa es tan bien la razón por la cual ignoramos los mensajes de seguridad que nos dan en el metro; al ser una actividad común y cotidiana usar el transporte subterráneo, pues ves a gente haciendo cada imprudencia que te quedas de a seis.

Cosas como niños sentados en las escaleras eléctricas, jóvenes muy cansados que se recargan en los tubos sin agarrarse, parejas besándose cerca del andén del tren y lo más común del mundo es ver gente pendejeando en el celular, igual también mientras esperan a que llegue el tren, cuando caminan por los pasillos inundados de personas, cuando suben las escaleras eléctricas y no se dan cuenta de los peligros que acechan.

Claro, el peligro más común es perder o que te roben el celular, y no importa que sea un Alcatel viejito, un Huawey de la gama sencilla, un Galaxy con la pantalla rota o un iPhone 5, perder tu Cel, es como perder la vida, porque ahí van tus fotos, tú música, tus redes; en serio en el Cel va tu vida. Además da muchísimo coraje que se te pierda por la lana que te costó y la lana que tendrás que pagar para reponerlo.

Así que sí, da un chingo de coraje perderlo y más por algo tan tonto como contestar un mensaje. Digo si no es la Reina, entonces contestar un mensaje pendejo, que no es de vida o muerte y no es de la reina, suele dar coraje y más cuando tienes un resultado como ese.

Ahora lo otro por lo cual no deberías usar en el metro, te pueden asaltar o te puedes matar, bueno, eso es muy extremo pero si lastimar muy seriamente por distraerte con tu smartphone y yo sé, yo he viajado en el metro, el celular es lo único que te salva del aburrimiento feroz de estar una hora ahí metido.

Pero te imaginas qué pasaría si perdieras el celular por contestar una llamada o mirar Facebook, ¿lo imaginas?

Bien debo confesarlo, yo he hecho esas imprudencias, no muchas veces pero tengo presente un par de veces que conteste el teléfono mientras esperaba a que llegara el tren, o también conteste un mensaje por qué estaba muy aburrida. También debo decirlo, he contesto mensajes CERO importantes mientras iba caminando por los pasillos transitados del Metro. En retrospectiva muy imprudente porque alguien pudo quitármelo, porque cuando sostenemos el celular para usarlo, lo hacemos sin realmente sujetarlo; de tal manera que con un toque puede salir volando.

Y yo que pensaba que el único momento que se puede usar es cuando estamos sentados, en la realidad cualquier momento puede ser fatal, me estaban comentando que otro modus operandi de los lacras del metro es ver quien esta distraído y cuando las puertas abren o cierran, tienen unos segundos para arrebatar algo de valor y salir corriendo.

Lo irónico es que voy escribiendo este post mientras voy sentada en el metro, porque si no se me va la inspiración del momento para dar un mensaje muy importante: no uses el celular en el metro. Pero esta es la última vez que lo hago.

Porque te puede pasar como a mí, que justo cuando estaba por bajar, una estación antes en Balderas subió mucha gente, pero una señora en particular que iba pendejando con su iPhone 5.

Esa señora iba en la baba apenas agarrando su celular y se puso, en la puerta, obstruyendo la bajada y se recargo en el barandal y justo al cerrarse la puerta me iba a tomar del pasamanos y con un debo golpee su celular que salió volando, justo cuando se cerraban las puertas y caía todos jurábamos que caía a las vías del tren, pero la señora tuvo suerte y callo en el piso, en la estación mientras las puertas se cerraban frente ella y se despedía de su iPhone 5.

Nadie para dárselo, pero ese pequeño percance de ver un hermoso iPhone 5 alejarse de su dueña, genero interés de muchos en la estación y la gente del otro lado corría para poder dárselo, mientras yo me moría de pena y no dejaba de pensar, “me la va armar de jamón la señora”, pero la gente buena onda del otro lado lo dio por la ventana.

En todo este proceso, una señora en la puerta, jalo la palanca de emergencia que detuvo el tren y abrió nuevamente las puertas y la señora distraída que iba pendejeando con su celular, solo podía estar feliz y contenta por su suerte. Mientras llegaban los polis para ver cuál era la razón del porque se bajó la palanca, ya que hacerlo sin razón es una sanción administrativa.

La moraleja de esta increíble pero común historia con un final feliz, es No uses el celular en el metro.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More