Una simple caída

Puede revelar la educación de las personas

Cómo puede hacerlo, pues simple, mostrando la educación y respeto que se tiene por los demás.
Tal vez suene anacrónica o muy juiciosa, pero me parece que poco a poco se esta perdiendo el respeto y la consideración por los demás; antes era cosa de ser un buen samaritano, ahora es la cultura de “yo” a su máxima expresión.

Afortunadamente todavía existen personas con calidad humana, que se preocupan e interesan por los demás, lamentablemente cada vez son menos y debo decir que en las esferas sociales medias y altas ésta preciosa característica humana está escaseando cada vez más.

La educación, la cortesía y la moral definitivamente no se compren y como leí en un tweet hace algún par de meses “esta se mama” del seno materno; esas palabras me parecieron muy severas, pero si lo pensamos con atención es que de nuestros padres vienen todos esos valores y principios. Me pregunto que es diferente con las nuevas generaciones; antes una sonrisa, dar las gracias, decir con permiso y nunca se olvidaba el muy útil por favor, ¿Qué pasa ahora?, será acaso que somos tan modernos para ser educados y amables con los demás.

¿Estoy condenada a vivir en una ciudad dónde solo importa el yo y al último los demás?

Me niego, ok, de mi se dirán muchas cosas, como que soy arrogante o mala leche, pero que siempre piense en mi sobre el bienestar de los demás nunca.

Saben como una caída puede decir mucho de las personas, simple, cáiganse y verán el resultado.

Hace un par de años yo me caí en el gimnasio por las escaleras, fue algo aparatoso, pero a nadie le importó. Es más creo que un chico me pasó por encima sin siquiera preguntar si necesitaba ayuda; mientras que enfrente de mi había otras dos personas que estaban en los aparatos, que se me quedaron viendo mientras me quedaba sentada en el piso, solo para exclamar “que se supone que te ayude” y por supuesto yo conteste: “No para nada, estoy descansando de una exhaustiva rutina de ejercicios aquí en el piso y verás tu ayuda, simpatía no son necesarias en lo más mínimo”.

Las personas que crees o supones tienen mayor educación basándote en cosas como economía, normalmente son suposiciones erróneas, la educación viene de casa. Y puedes ir por un barrio muy humilde y sorprenderte por la calidez de las personas.
Y hubo una total diferencia cuando me caí el sábado cerca de mi casa, una chica que venía de frente a mí que se dio cuenta de todo mi show, corrió consternada para ayudarme y preguntarme si estaba bien y si necesitaba algo.

¡Que gran diferencia! Mientras que en mi gym gente adulta, con trabajos sofisticados y sueldos más que el promedio, solo se preocupan por si mismos, una chica de clase media-baja puede mostrar más empatía por un ser humano.

Salir de la versión móvil