Una mañana llena de eventos desafortunados

0
278

Parece que lo que vemos en la tele, leemos en los libros o lo que sucede en las películas, es el exceso de imaginación de alguien; pero no es hasta que te pasa, que descubres que el entretenimiento está inspirado en hechos reales, igualito que, en algunas películas de terror, también deberían avisarnos que muchas de las historias que nos encanta ver en la tele, son también basadas en hechos reales y no solo se extraen de la prolífica imaginación de alguien.

De esa manera, o con ese aviso, sabríamos que eso que estamos viendo, le podría pasar a cualquiera, incluso a ti.

Ese es el caso de los eventos desafortunados, que seguramente pensarás solo les pasan a los niños Baudelaire; pero solo tienes que levantarte un buen día, o, mejor dicho, uno malo, para descubrir que la mala suerte te puede perseguir en cadena, en una larga e interminable cadena de eventos desafortunados que están sumergidos en mucha ironía y humor negro.

Eso fue lo que me sucedió a mí el día de hoy, que descubrí de forma muy vivida y muy desagradable, lo que significa una serie de eventos desafortunados.

Aunque bueno, tal vez en perspectiva estoy siendo un poco exagerada, y ahora que ya paso, que todo ya paso, puedo ver que no fue tan malo como lo sentí en ese momento; pero es curioso, cuando pasas por muchas dificultades sientes que ese día, esa odisea, es comparable a la Odisea de Homero, aunque bueno, esa sí fue una odisea, lo que nosotros vivimos hoy en día, terminan siendo nimiedades que suele suceder en una cadena de eventos desafortunados.

Pero, ¿qué fue lo que me paso el día de hoy?

Qué no me paso, bueno, en realidad no fue mucho, pero la mala sensación que me dejo esta mañana, me dejo sin ganas de salir nunca más un viernes por la mañana.

Y todo comenzó cuando me desperté a las 6am, creo que ahí comenzaron los eventos desafortunados, no sé si la mala suerte comenzó ahí o es de mala suerte despertarse a esa hora, porque cuando me dirigí a mi computadora para actualizar los contenidos de la mañana, antes de salir, un corto circuito y sé que se fuera la luz en toda mi casa, y ni el cambio de fusible ayudo.

Despertarme temprano desencadeno muchos eventos malos, después no pude hacerme mi licuado, lo que hizo que no pudiera desayunar y encima se me hizo tarde.

De verdad, hoy parecía Ley de Murphy y todo lo que podía salir mal, salió mal.

Se me hizo tarde, el metro venía tan lleno, que tuve que esperar para poder entrar, lo que continuo con el retraso para hacerlo mayor.

Ahora, yo me pregunto, porque madres el metro esta tan lleno a todas horas, no se supone que la gente entra a las 8am, pues déjenme decirles que el metro es un caos hasta las 10, y tuve que entrar en plan Garfield; pero mi mayor problema no fue ser aplastada en esta dimensión desconocida, bueno hubiera sido eso, el metro se paró como 20 minutos entre estaciones, (qué raro), venía llenísimo y sin aire acondicionado eso hizo que me empezará a sentir claustrofóbica, cosa que nunca en la pinche vida me había pasado, pero comencé a sentirme mareada, las piernas me temblaban, una especie de electricidad circulaba mi cuerpo, me sentía descompuesta y que el aire me faltaba y el metro seguía lleno y parado, ya no sabía yo si regresarme y sufrir ser aplastada intentando salir, o ya llegar a mi destino.

Total, se me había hecho tarde y cuando llegue a mi destino, en Torre Miyana, no sé si ya estaba embotada o soy medio tarada, que nomás no pude llegar a mi destino y me perdí en un pasillo de elevadores, lo sé, solo yo, pero hoy experimente una mañana llena de eventos desafortunados.

Después de tanta frustración, la verdad desistí y seguí a mi segundo destino, y después de eso, todo se mejoró, y la mala suerte se canceló, pero ya eran como las 12pm.

Afortunadamente solo tuve una mañana llena de eventos desafortunados, que ya termino.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here