Un crítico debe ser invisible

0

Me acuerdo mucho de un capitulo muy particular de Los Simpsons, esta serie llena de personajes amarillos que no solo criticaban comida, sino que a su muy peculiar manera criticaban todo tipo de roles, situaciones y sobre todo estereotipos; si bien para muchos esta serie está llena de bobadas antes y ahora, Los Simpsons eran una buena serie que criticaba ideologías y no personas. Bien ya estoy desvariando con mis análisis como siempre, sin embargo cuando pienso en el trabajo de un crítico gastronómico o cualquier tipo de crítico, siempre pienso en este capítulo; uno en el que Homero toma un trabajo como el crítico de un periódico por pura suerte y ayuda de Lisa, y así comienza sus andanzas culinarias por la ciudad.

Si bien en un principio este critico improvisado, aclamaba todo tipo de restaurantes provocando que su pasión por la comida y su gran exaltación de todos los restaurantes que visitaba, se tradujera en un resultado extraño: obesidad mórbida en Springfield; pues obvio, un amante de la comida iba a promover esa pasión y espíritu entre todos. Pero porque pienso en ese capítulo, mmmmm, bueno, cuando yo empecé como crítica gastronómica en Tiempo Libre, en su sección de Blogs, también lo hice por mera casualidad y como Homero, y supongo que mi primera reseña también era muy básica, muy primitiva y carente de estilo, pues oigan, todos comienzan un día desde cero.

Y no solo recuerdo ese capítulo por eso, por mis comienzos, sino porque mucho tiempo yo iba por todos los restaurantes, eventos, teatros y cine, hablando maravillas de todo lo que veía, escuchaba o comía, no sé, creo que en ese tiempo no comprendía el concepto “critico de algo” y yo más bien debía ser el concepto opuesto y mi puesto debía ser “elogiadora de todo”, pero no era por falta de desconocimiento, más bien era falta de enfoque y no necesite que otro montón de críticos me regañara porque hablaba bien de todo, pero poco a poco fui aprendiendo a encontrar mi ritmo y estilo para diferenciar las cosas básicas de las complejas, mmmmm, es decir, para en una crítica diferenciar las cosas que debía pasar de las cosas que no debía pasar, para entonces hacer una crítica confiable que me diera veracidad, una crítica en la que los demás pudiesen confiar.

Fue entonces y con la experiencia práctica que descubrí la labor de un crítico, de cualquier área; ya que en mis palabras va credibilidad de una experiencia, no todo es maravilloso, ni todo es letalmente nefasto en un servicio. Sin embargo a la hora de hacer reseñas hay que tratar de ser objetivo entre los aspectos negativos y positivos de lo que se está escribiendo, pero no se puede esperar siempre de un crítico la mejor opinión, conforme pasa el tiempo la opinión y la voz de un crítico se vuelve, no dura o implacable, pero se vuelve honesta y sumamente analítica por no decir quisquillosa.

Un crítico, finalmente se convierte en la definición de la palabra y es aquella persona que va a criticar todos los puntos débiles de lo que este criticando, un obra, una película, un restaurante, un argumento. No esperen siempre la mejor opinión de un crítico y si a veces opina negativa de algo o de ti, tu restaurante de pizzas o lo que sea, en vez de querer matar al crítico, deberías mejorar tu trabajo.

Es por eso que un crítico tiene que tener un perfil muy bajo, debe ser una sombra o invisible en el lugar en el que esté haciendo su crítica de comida, teatro, cine; y esto porque, mmmmm, cosas que uno aprende en la experiencia y no me refiero a ser invisible en el sentido de que nadie lea tus reseñas, eso de que nadie te lea es la peor de las críticas. Yo me refiero a ser invisible en el lugar y pasar desapercibido, de tal manera de que el chef no sepa que llegaras, en una obra de teatro el actor no sepa que esta el crítico, o en una presentación no puedan detectarlo, pero ¿por qué?, porque cuando alguien sabe que eres el crítico, te trata diferente, te da una mejor mesa, te da un mejor platillo o incluso, si el chef sabe que vas a hablar de su comida, el mismo la prepara, mientras que los demás comensales tienen que sufrir otro tipo de servicio o comer comida preparada por alguien más.

Un crítico no quiere trato diferencial, un crítico quiere ser tratado como los demás, de la misma manera para entonces dar un relato lo más cercano a la realidad; verán mucho tiempo yo me iba a los restaurantes a platicar con los dueños y los chef´s por lo que la comida y el trato eran diferentes y cuando plasmaba mi experiencia era soberbia, versus cuando iba un comensal y me preguntaba o mejor dicho me reclamaba ¿de qué hablas?

Es por eso que siempre se debe tener un perfil bajo y no por las amenazas de muerte, sino por la confiabilidad de la experiencia, es por eso que los críticos actuales cuando se van a un restaurante para no comprometer su crítica, pagan la comida con sus recursos o de la revista en la que trabajan y simplemente son una persona más.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More