Tu versión buena onda

Creo que todos tenemos una buena cara, una versión buena onda que hace sentir a todos bien.

Siempre lo he pensado, una persona tiene muchas caras y no hablando en un mal sentido, sino hablando en una cuestión facetica; digo, obvio no nos compartamos igual cuando estamos en el trabajo, que cuando estamos con los amigos, con la familia, con tu hermano o en una reunión familiar, cada entorno exige un comportamiento diferente y una actitud acorde a ello.

Cada lugar tiene un código diferente de comportamiento y siempre nos adaptamos a esos códigos, a esos lugares y a esas personas; es simple adaptación. Tal vez algunas personas de corto entendimiento y por ende razonamiento dirán que eso no pasa con ellos, que siempre son auténticas y siempre tienen una misma personalidad.
Quienes se van por lo literal es porque no están viendo el panorama general, en esto de ser multifacético. Digan lo que digan, somos diferentes aunque seamos la misma persona, actuamos y nos comportamos de diferentes maneras eso es lo que hace nuestra personalidad, no por ello somos falsos pero de forma imperceptible nuestro comportamiento cambia para a veces ser más serio, otras más alegre o a veces enojón.

Cambiamos, siempre estamos cambiando y adaptándonos.

A eso me refiero, a esas facetas del prisma que conforma nuestra personalidad, a esas caras que mostramos a diferentes públicos.

Tú, yo, él, nosotros, ustedes, ellos y cualquier otro tiempo que quieras agregar, que ya los dije todos, todos tenemos esas diferentes versiones y el otro día esto me puso a pensar cuando me encontré con la versión buena onda de una persona, digo, siempre es mejor tratar con la versión buena onda de alguien que tratar de lidiar con los otros alter egos. Pero ¿cómo se logra esto?, ¿cómo se saca el lado buena onda de alguien?, mmmmmmm, podría darte un consejo reciclado siempre ten un comunicación positiva, bien finalmente eso no garantiza tratar con la versión buena onda de alguien, pero puede ayudarte a encontrar ese lado, ese buen lado de una persona.

Saben, todo esto es como raro, no sé, a veces puedes estar con una persona que normalmente tiene un carácter tendiente a mal humorado, pero a veces si encuentras el ángulo adecuado puedes toparte con esa versión alegre, amable y entusiasta; solo es cuestión de buscar bien para encontrarte una gran sorpresa.

Así fue como descubrí que Skype, sí, Skype saca el mejor lado de una persona. Claro, si haces enojar a esa persona, créeme que ni en la iglesia será amable. Pero hay lugares que nativamente ponen de buen humor a las personas y he descubierto que Skype es uno de esos lugares, porque cada que chateo con alguien, hablo por voz o videoconferencia he descubierto que esas personas muestran su lado más amable, su cara más sonriente y su versión buena onda.

Haberlo sabido antes y me comunicaba con todo el mundo por Skype.
Bueno vale la pena intentarse, tal vez eso lleve a la paz mundial.

Salir de la versión móvil