Tu mamá siempre te va a regañar

0

Siempre, MUAJAJAJAJAJAJAJA, sin importar tu edad, tu sexo, profesión, estado civil, madurez mental, inteligencia emocional o lo que sea; sin importar que o quien, tu señora madres, siempre, siempre, siempre, siempre, siempre, FOREVER AND EVER, te va a estar regañando. ¡Siempre!

Bien, en esto de una relación feliz y funcional con una mamá, pues no puedo decir mucho que se diga; por muchos motivos. Primero que nada mi mamá es muy, muy seca, segundo, mi mamá es muy seca, y tercero, cuarto y quinto, como que nunca ha pensado que mis elecciones sean correctas, o inclusive buenas para mí; pero siempre quise creer que así son las madres: duras, secas, rudas, fuertes y enérgicas.

Claro, hasta que veo a los demás que tienen madres sumamente amorosas, o es más, cuando mi mamá le anda cantando con mucho amor a su perro, le canta, le habla bonito y le dice que la quiere mucho. Solo es en esos momentos cuando mi cerebro se pone en modo suspicaz y me pregunto, no que tanto me quiere ella, sino más bien, que tan buena hija seré, digo, quiere más al perro. Hay que sospechar.

Sin embargo por más sospechas que tenga de mi situación personal con mi mamá o por más que crea que es un asunto aislado, últimamente tengo la certeza de que esa situación que yo vivo es universal y una mamá, además de amor, tiene muchos regaños incondicionales para dar durante toda la vida.

Se ha dicho siempre que el amor de una madre traspasa fronteras, tiempo, lógica y distancias; el amor de una madre es tan grande que no se puede medir, pero hay algo que todo ese amor junto no va a impedir y es que te ande regañando por todo lo que haces, lo que dices, lo que comes, con quien sales, en pocas palabras cualquier decisión que tomas en la vida, tu mamá la va a cuestionar y con todo su derecho. Es tu madre, te soporto un montón de años, te cuido y te pario, así que vas a tener que escuchar todo lo que ella dice bajo el comodín “soy tu madre y te callas”

Ah, madres, siempre andan cuidándonos, incluso de uno mismo.

Pero yo pensaba que esto de los regaños sólo pasa cuando eres joven, y entre más chico seas más susceptible de ser regañado por tu madre eres. Ese es el motivo por el cual esperó con ansias y mucha paciencia tener 40, digo, seguro después de los 40 ya no me va regañar incluso por lo que como.

Sin embargo acabo de descubrir algo que me causo un gran shock, he dejado ir mi juventud esperando ese milagro, algo que no va a suceder nunca y sin importar tu edad, tu mamá te va a regañar y esa lección me la dio mi dulce abuelita, que le grito a sus 2 hijos, mi señor padre y mi tío, en tono muy regañón:

“Que se andan secreteando ustedes dos”

Acto seguido, los dos cincuentones se portaron bien y se tranquilizaron.

¡Mamás!

Tengo que confesarlo, me dio mucha risa y alegría ver como regañaban a mi papá, una probadita de su propio chocolate.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More