Tú cómele, en enero te pones a dieta

0

Esa gran frase o más bien permiso tácito fue lo que me dijo mi instructor de RPM Robert a principios de este mes, bueno, en realidad no me lo dijo a mi sino a toda la clase de RPM para que dejáramos las culpas y remordimientos por comer y disfrutáramos de la comida, para dejar esa pena en las ruedas de la bicicleta estacionaria.

Que bien, yo creo que nadie en este mundo sostiene la dieta en estas fiestas, pero eso no significa que comer se haga sin culpas, creo que su invitación fue para dejar los remordimientos mientras comes, lo gracioso es que esos remordimientos no son lo suficientemente fuertes para que dejes de comer, solo te sientes mal por hacerlo. Como cuando Homero se comía a su mascota langosta, y mientras comía lloraba saboreando hasta el último bocado mientras lo disfrutaba obviamente, y es que comer es de los placeres más deliciosos de esta vida, tanto que puedes llorar mientras comes por eso de que esa deliciosa comida se te va a la cintura.

Fue gracias a ese permiso, que me tome muy en serio de parte de uno de mis instructores que me puse a disfrutar de la exquisita comida de estas fiestas, porque obvio, esto solo se come durante 10 días al año, comida que solo está disponible en un breve periodo de tiempo, que ya en enero toda esa culpa y remordimiento se va a manifestar de una forma tan poderosa que seguro muchos vamos a terminar comiendo apio todo el día.

Tú cómele, en enero te pones a dieta me repito a cada minuto.

Una poderosa frase que sigo recordando cada que estoy a punto de atragantarme con algo prohibido, pero entonces viene todo un debate filosófico en donde mi diablillo interno me dice que lo haga y mi angelita me dice que no, pero a quien le hago caso, a quien le haces caso tú.

¿Disfrutar de las fiestas significa excesos?, obvio que sí, ah no verdad, y dirían el montón de estudios e informes que estas dos semanas las personas o mejor dicho los mexicanos subimos en promedio 4 kilos, aunque la taza va de 1 a 8 kilogramos el promedio es 4, un peso que es sumamente difícil perder ante una vida sedentaria plagada de una mala alimentación. Pero qué pasa cuando incluso antes de terminar diciembre ya tienes planeado un gran plan fitness que incluyen varias horas de spinning o RPM a la semana, varias horas de ejercicio aeróbico y pesas en tu rutina de todo el año y no solo enero, pues lo lógico es atascarte con cualquier cosa que se te ponga en frente, total en enero te aplicas en el gym y obviamente aprietas la dieta.

Pero el chiste está en cumplir efectivamente aquello que te propones, si bien yo deje las penas en el salón de cardio de mi gym, ahí en las ruedas de la bicicleta gracias al permiso de mi instructor quien muy amablemente me recordó que no importa decir hoy si, mientras encuentre un equilibrio para enero, gracias a él cada que me invade la pena por comer pienso en que en enero me pondré a dieta, además porque carajos comer es una pena que te remuerde tanto o más la conciencia que otros crímenes éticos de mayor importancia, por qué.

Ya en enero me pongo a dieta, o sea mañana, pero en serio mañana comienza la dieta así que adiós recalentado y definitivamente voy a demostrar que poseo de una buena fuerza de voluntad.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More