Tu cara de felicidad cuando descubres que olvidaste algo

0

Hay pocas cosas en esta vida que te hagan tan feliz, cómo cuando descubres que se te olvido algo que vas a necesitar; es de esos momentos memorables en la vida que vas a atesorar y recordar por lo estúpido que eres, bueno, solo en ese momento y lo de la felicidad, por cierto, fue sarcasmo; digo, creo que es conveniente y permitente empezar a aclarar esas cosas, porque luego las personas no captan las cosas y me mandan muchos mensajes sobre lo tonta que puedo ser, mmmmm, tal vez no sea buena diciendo/escribiendo sarcasmos, por eso creo que vale la pena empezar a aclarar.

Porque no hay nada más feliz en este mundo, que cuando alguien te quiere aclarar alguna pendejada que dijiste en tono sarcástico o irónica.

En serio, no hay nada más feliz que cuando alguien se quiere hacer notar y toma alguna de tus tonterías sarcásticas y se quiere lucir con ellas, por cierto, eso también era un sarcasmo.
Aunque bueno, a eso debemos concluir es un mundo libre y la gente, puede pendejearte libremente si así lo considera oportuno; otra cosa bien diferente es que te dejes.

Esa es una de esas cosas que te hacen hacer tu cara de felicidad, esa cara inconfundible que es caracterizada por una mueca especial, la forma de tus ojos y mejillas, para recordarle al mundo lo feliz que eres en ese momento.

Y esa es una de las frases más conocidas, por lo menos por los chilangos “tu cara de felicidad” y cuando alguien dice eso, sabe por supuesto que es una referencia para un sentimiento totalmente opuesto. Creo que esto conviene también aclararse, porque ahora con tanto meme de tu cara de felicidad, con gente muy feliz, resulta muy confuso saber si la cara de felicidad se refiere en serio a alguien feliz o a alguien muy enojado.

Pero en fin, eso ya parece debraye, cuando yo estoy hablando de esa cara de emoción pura cuando estás buscando en tu bolsa, mochila o las bolsas del pantalón algo que necesitas y justo en ese momento viene a tu mente un flash back para recordarte que lo dejaste en la mesa o el escritorio. Ese momento en el que estás buscando el celular, las llaves, un dato, el ipod o tus audífonos y entonces reflexionas que lo dejaste en la casa, y ahora vas a sufrir lo que resta del día necesitando eso que olvidaste en casa.

Digo, cuando eres estudiante y olvidaste las reglas o que se yo, seguro vas a pasar un mal momento; pero en la actualidad cuando eres viejo y vas en el metro porque eres pobre o no sabes manejar, descubrir que olvidaste tu reproductor de música eso si amerita una cara larga y profunda de gran felicidad.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More