Tengo un reto loco

0

Bueno, bueno, bueno, que se diga que solo tengo uno, noooooo, eso es una gran mentira y mis papás pueden dar un extenso y amplio testimonio de que siempre que me propongo un reto nuevo, siempre, siempre, siempre tiene que ser un reto loco.

¿Por qué?, mmmmm, no sé, supongo que esos son los más divertidos, los que te dejan una experiencia y aprendizaje de vida; además son los que te hacen sonreír con el paso del tiempo, cuando te acuerdas de aquella locura que hiciste en la vida, por diversión o por corazonada. Así que para mí es un requisito que todo lo que haga sea una locura, sin importar lo divertido o no, yo requiero de una gran dosis de locura todos los días.

Aunque tal vez la palabra no sea locura y más bien sea “novedoso”, y es que siempre estoy buscando nuevos retos, bajo el termino novedosos y claro, locos, adoro un reto loco, como nada en este mundo.

Y el reto de este día es, redobles por favor, esperen, no solo es el reto del día, es mi reto loco personal del año, es como mi rally personal, mi cruzada de entretenimiento, una aventura que tengo que cumplir:

Ir al cine todo los días durante el 2015

Pero siendo febrero, unos días después de comenzado el mes, he tratado de hacer ese reto loco algo más realista, mmmm, bueno, mucho más realista y entendí que por más que quiera ir todos los días, los 365 días del año, de lunes a domingo al cine, pues no he podido.

Sonará un reto loco, o tal vez para algunos un reto superficial y muy absurdo o algo que haría una persona con exceso de tiempo libre, esas que no tienen nada que hacer; pero no, jajajajajaja, si tengo cosas que hacer, mayormente trabajo. Eso hace que cumplir mi reto loco personal sea tan difícil.

Además, sonará a queja pendeja del primer mundo, pero lo juro, ir tantas veces al cine o pasar tanto tiempo en ese lugar se vuelve muy cansado. Es más, cuando estoy en mis locos maratones de sábados o domingos en los que entro a dos funciones, a la mitad de la segunda estoy pensando que no es nada saludable pasar tanto tiempo en ese lugar, sin importar cuan buena sea la película, los motivos son varios.

Primero que nada las nachas, bueno pues, las pompas o posaderas duelen mucho; segundo estar mucho tiempo sentado en esas sillas de cine, es muy incómodo; tercero a la hora 3 te da mucha hambre y eso de comprar en la fuente de sodas sale carísimo; cuarto estar en un lugar oscuro te hace insensible al tiempo y al espacio; quinto, mmmmm, ya olvide el quinto. Pero en serio, es muy cansado ir al cine, por eso si, si es un reto loco, a veces divertido y a veces sufrido.

Sin embargo siendo experta de cine, es mi labor, es mi trabajo, uno que le debo al mundo para ofrecerle mis estupendas criticas de cine, jajajajajajaja, que tengo que sacrificarme para ir al cine; además tengo de mi lado que no gasto un solo pesito, PUTS, ir al cine puede ser algo muy caro, pero como tengo mi pase anual Cinepolis, mi bello pase anual gris, puedo ir al cine, todos los días durante el 2015 con dos pases gratis, para ver la película que yo quiera, obvio, salas normales.

Por ello me tome en serio mi reto loco 2015 y planeo ir la mayor cantidad de veces posibles o que se puedan al cine, en lo que va de enero y febrero son casi 15 funciones. Debo decir que se siente bien, un gran trabajo, pero se siente bien cumplir con mi reto loco.

A finales de año espero que sean más de 100 películas las que haya visto por causa de mi reto loco.

 

boletos cinepolis
boletos cinepolis

 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More