Tengo muchas dudas, ¿qué hago?

0

Ah, las dudas, y es que no se puede con ellas, ni sin ellas, mmmm, esto suena a un dilema moral como el que generamos las mujeres que tampoco se puede vivir con y mucho menos sin nosotras, mmmm, supongo que existen cosas en esta vida, que son así y no podemos hacer mucho al respecto.

Eso sucede con las dudas, esas preguntas internas que nos hacemos de forma personal, como si una especie de voz en off en nuestra cabeza, nos agobiara con esas preguntas que siempre evitamos responder, a las cuales les rehuimos toda la vida; pero nuestra voz interna nos hace preguntarnos esas dudas.

Sobre todo, por la noche, y para nuestro cerebro, no hay mejor momento en el día, que justo cuando intentamos dormir, es en ese momento cuando nuestro locutor interno surge con esas preguntas que nos duelen, que nos agobian y que nos intranquilizan, y son las famosas y mentadas dudas, esas que nos carcomen el alma.

Ahora, porque maldita sea las dudas no nos asaltan en otro momento, ya sabes, como cuando estas sentado en el camión viendo por la ventana, ese sí es un momento ideal para intentar encontrarle respuestas, o por lo menos la lógica a esos cuestionamientos internos.

Y es que a lo largo del día tenemos momentos para pensar y reflexionar, me pregunto, porque en esos momentos, la mente se queda en blanco, ah, pero a la hora de dormir, BAM, ahí te van todas tus dudas de la vida, todos tus putos errores, cada cosa que hayas hecho mal en la vida, en fin, es el momento de las dudas y el hecho de dudar.

Ah, dudar, supongo que, igual que errar es muy humano, y es una de nuestras características más esenciales, dudar de todo lo que hacemos, lo que decimos, lo que pensamos, lo que hicimos, lo que no hicimos, en fin, dudar es la única constante que todos compartimos.

Tengo muchas dudas, ¿qué hago?

Por alguna loca y extraña razón, soy una de esas personas que no soporta la duda, y tampoco nunca renuncio a una pregunta; así que cuando veo a alguien con cara de duda, me convierto en una especie de genio mágico y le concedo, no 3 deseos, sino 3 preguntas para poder aclarar sus dudas.

Obvio, no soy ninguna gurú, genio o sabia; pero no soporto las dudas, así que me uno a la cruzada que pretende acabar con las dudas, aunque sea inventando parciales a medias.
Pero eso es una locura mía y mi necesidad por erradicar las dudas, hablando en serio y sobre las dudas, mi consejo para cuando te asaltan estas preguntas y la incertidumbre, pues la mejor manera de acabar con las dudas es pensar y analizar lo que estás haciendo.

Esa es la mejor opción que puedes tomar cuando tienes muchas dudas, sentarte a analizarlas de la forma más objetiva posible; claro, también ayuda tener la ayuda de alguien que te pueda ayudar a aclarar esas dudas.

Y esto de involucrar a otra persona tiene relación con el hecho de que una persona externa, puede ver tu situación de una manera más objetiva y ayudarte a despejar esas dudas y entenderlas.

Así que, si quieres terminar de dudar, sobre lo que sea, lo mejor para hacerlo, es pensar en esas dudas, pero no a las 2am, sino en un momento ideal por la tarde o la mañana, cuando tengas tiempo, energía y toda tu consciencia para analizar esos problemas, dudas, cuestionamientos o temores.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More