Sándwich de jamón sin jamón, por favor

0

Lo sé, puede ser que ese título sea algo extraño, pero, pues tengo que confesar que ese era mi platillo favorito durante toda mi infancia y a todos lados donde iba de visita, cuando me quedaba en casa de mis primos allá en Acapulco o cuando era la hora de merendar yo le pedía a mi mamá un sándwich de jamón, pero lo quería sin jamón, por favor siempre agregaba, ante todo una niña educada y respetuosa.

Lo sé, desde chiquita he sido sumamente rara, a algunas personas les daba gracia, principalmente a mi papá y a los demás, para ellos resultaba una criatura desconcertante que no sabían si estaba bromeando o hablaba muy en serio, por lo que terminaban dándome dos rebanadas de pan sin nada.

Pero ese no era el sándwich de jamón sin jamón que me hacía mi mamá, ese no era y terminaba comiéndome mis dos rebanadas de pan blanco con tanta tristeza que la gente se preguntaba, entonces que carajos quieres, o se reían en el proceso. Por cierto también pedía para desayunar un huevo con jamón, pero obvio, sin jamón a mí eso no me gustaba pero si nada, GUACALA, yo ni por error comía jamón y si algo lo traía pasaba horas y horas quitándolo de mi comida para comerlo, lo único malo es que quedaba el sabor.

Por cierto ahora si me gusta mucho el jamón, supongo que ahora tengo un paladar entrenado o simplemente me deje de tonterías, como usted quiera verlo. Lo gracioso es que ahora cada que me como un sándwich con jamón, me acuerdo con mucha diversión de cuando solicitaba mi emparedado sin jamón, es como si viajará al pasado y me escuchará pedirle a mi mamá que me hiciera un sándwich, bueno, en realidad siempre le pedía 3 con mi leche con chocolate, pero le decía muy enfáticamente me haces un sándwich de jamón PERO SIN JAMÓN, yo si sabía lo que quería desde pequeñita.

Ella ya sabía que lo que yo quería era un sándwich con mucha mayonesa y queso PERO SIN JAMÓN, les juro, que yo creía que así se llamaban esos emparedados porque así decía mi mamá y así los preparaba, no sabía que podía pedir en vez de esa solicitud ambigua y poco clara, podía pedir que me preparan uno únicamente con queso panela sin jamón, de haberlo sabido me hubiera ahorrado muchos disgustos y muchas veces en las que las personas terminaban dándome algo que yo no quería.

Aunque siendo prácticos la culpa es de mi mamá, yo sé, siempre que algo me sale mal culpo a mis pobres padres de ello, pero en este caso si es su culpa porque si me hubiera aclarado que era lo que yo quería y como debía pedirlo, les juro que no hubiera pasado 10 años de mi vida pidiendo un sándwich de jamón pero sin jamón.

Ahora afortunadamente disfruto de todos los sabores de la comida y es hoy en día cuando yo solita me hago mis emparedadas que disfruto comerlos con mucho jamón, pero cada que lo hago viajo al pasado.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More