Reseña de la serie Gipsy de Netflix

0

Si te estabas preguntando ¿dónde carambas esta Naomi Watts?, o ¿por qué lo único relevante que ha hecho la actriz en los últimos años, es la mediocre cinta “presencia siniestra”?, pues déjame decirte, que Naomi no estaba desaparecida, ni de parranda, estaba en la producción de su más reciente proyecto, la serie que grabo para Netflix, y es Gipsy, una serie oscura, extraña, muy complicada y muy enredada, en la cual, nada es lo que parece.

Ahora, en una evaluación general, lo complicada que es esta serie, además de los muchos personajes y enredos en los cuales se mete la protagonista, la hacen muy cansada y todos los giros inesperados de la historia, que hay uno por episodio, la hacen muy pesada.

Además, no haces click con ningún personaje, y su protagonista, el personaje que interpreta Naomi Watts es un antihéroe muy oscuro, que te hace pensar ¿qué diablos con esa mujer?

En un inicio me pareció una serie muy interesante, con una trama que te mete en lo más profundo y oscuro de una persona, pero después esa esencia se diluye rápidamente y solo terminas viendo un largo e interminable drama de una mujer que más bien, más que extremadamente inteligente y con ganas de ayudar, es una sociópata aburrida.

En general la serie Gipsy de Netflix prometía mucho, para contarnos los rincones más oscuros del alma, esos lugares en dónde da miedo meterse, pero finalmente termino siendo un gran drama, muy pesado sobre muchos egos y vanidades.

¿Te la recomiendo?, mmmmm, yo diría que esta para verse cuando no tienes algo mejor que hacer o ya viste todo en Netflix, y el problema principal es que hicieron esta serie muy complicada y Naomi no se ve del todo metida en este papel.

La serie Gipsy de Netflix prometía ser un thriller psicológico de suspenso e intriga muy bueno, pero termino siendo la loca travesía de una terapeuta loca, que no tiene límites, además los otros personajes de la serie, tienen el mismo problema.

Sinopsis de la serie Gipsy de Netflix

¿De qué trata?, es la historia de la terapeuta Jean Holloway (Naomi Watts), una mujer que nos da una imagen dulce, pasiva y preocupada por todos sus pacientes.

Así es como vemos a Jean en cada sesión, preocupada, comprometida y sensata con todas las personas que llegan a su consultorio; pero rápidamente descubrimos que Jean, es una terapeuta un poco diferente, y su consulta no solo se limita a la hora que tiene con sus pacientes, ella, además de ese tiempo ha creado un alter ego Diane Hart, una reportera valiente, que interactúa con las personas que generan conflictos emocionales con sus pacientes.

Es así como termina siendo amante de Sidney (Sophie Cookson), la ex novia de Sam (Karl Glusman), uno de sus pacientes, que se ve muy afectado por la pérdida de esa relación, y mientras le ayuda a superar ese duelo, Jean/Diane se enamora de Sidney poniendo en riesgo su matrimonio.

Y es que llega un punto en el que esa otra vida, es lo único que la mantiene a flote, porque tiene muchos problemas con su vida, su hija pequeña parece ser transgenero, su esposo se está acercando mucho a su asistente, ninguna otra mamá tiene una buena relación con Jean, en fin, lo único en lo que tiene control esta mujer es en sus terapias y el cómo invade la vida de sus pacientes.

Porque Diane, no solo se relaciona con Sidney, sino también con otros familiares de sus otros pacientes.

Finalmente, todo termina muy mal, con la desaparición de una de sus pacientes adictas.

El Reparto de la serie Gipsy de Netflix

Obviamente esta serie es de Naomi Watts, el personaje más complicado de la serie, que no sabes si es buena o mala, solo sabes que es sumamente complicada. Ahora, el personaje iba bien, pero ciertamente algo le falto a Naomi, para convencerte y hacer esos cambios drásticos entre dulzura e ingenuidad, con el contrastante personaje frio y calculador que pretendía proyectar en pantalla.

En cuanto a los personajes más creíbles está el marido, que lo interpreta Billy Crudup y Sam del actor Karl Glusman.

Y otro gran personaje femenino, que también siento que falló proyectando sensualidad e inmadurez fue Sophie Cookson.

Mi opinión de la serie Gipsy de Netflix

Al principio, cuando comienzas a ver la serie, no tienes idea, pero nada de idea de lo que pasa, de quien es quien, y cuáles son sus motivos, y conforme avanza la historia, sigue siendo muy complicada, ahora, de principio a fin, ese sentimiento de estar perdido en la serie prospera, pero hay algo que da un poco de claridad, y es que esta terapeuta, se mete de una forma nunca antes vista con sus pacientes, en un inicio crees que es para ayudarles, pero al final descubres que lo hace por aburrimiento y le gusta jugar con la mente de las personas, porque así es su naturaleza.

Esta terapeuta es un lobo disfrazado de oveja, y conforme se desarrolla la historia esta oscura esencia se te devela, pero el cómo te lo presentan es confusa.

Creo que el problema de la serie Gipsy de Netflix es que la quisieron hacer muy densa, con muchas piezas por descubrir, tanto que finalmente nada encaja o se siente muy forzado.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More