Reencuentro en Facebook

0

No sé ustedes pero cada que me mandan una invitación del pasado, sobre todo por Facebook, últimamente la expresión que uso es la misma:

¡Paso!, y por supuesto sin ver.

Digo, después del fallido y catastrófico desastre nuclear del reencuentro con los raros de la universidad, pero no todos, y ni se diga de los otros raros de la prepa, tampoco no todos, debo decir que la neta no me interesa seguir con los reencuentros de la secundaria, la primaria o el kinder.

Por dios, quien carajo se acuerda de los compañeros del kinder, ¿quién?, seguro alguien que va en la primaria, porque no me imagino quien más lo pueda hacer, y ellos si recuerdan como si fuera ayer esa etapa, los demás, los demás ya ni nos acordamos de la Miss.

¿Reencuentro en Facebook?, por favor, yo vivo el presente, por ello no me llama nada la atención reencontrarme con el pasado, que ya paso, yo no necesito vivir de mis glorias pasadas, jajajajajajaja, principalmente porque no tuve, tal vez por ello me concentro en vivir el presente.

O tal vez yo sea muy pinche rara, esa persona weird que en sus años escolares no tenía un sólo amigo, tal vez por ello mis recuerdos de aquellos tiempos son vagos y nada buenos, pero eso los reencuentros con un montón de personas a las que no les caía bien en la escuela y mucho menos ahora, es algo que me apetece hacer tanto como una colonoscopia invasiva. Esas ganas son las que tengo de estar en sus grupos de WhatsApp, en sus grupos y chats de Facebook o en sus fiestas en las que quieren regresar al pasado para seguir en la misma dinámica extraña, donde yo me siento inadecuada y todos ellos por una brece fracción de tiempo, por ese reencuentro en Facebook, recuperan su yo pasado y claro, yo me meto en el rol nuevamente de la chica rara, pero ahora la chica rara famosa.

Sin embargo yo ya no soy la misma y mis ganas por vivir un reencuentro en Facebook son nulas porque no tengo sus mismos intereses, no tengo su misma vida, no tengo nada en común y si antes me querían hacer sentir menos o mal por ser la rara e inadaptada, ahora sigo siendo la rara pero ahora extrovertida de vida superficial, jajajajaja, definitivo a la gente nunca le das gusto y para ellos sigo siendo la misma, solo con algunas diferencias.

Por eso algo raro nos pasa con los que fuimos desadaptados en la escuela, (cualquier nivel de estudios), y lo que pasa que esperas el reencuentro triunfal para regresar en plan la cenicienta en el baile o el gran exitoso empresario, llena/o de glamour, sofisticación y una gran vida exitosa.
Eso es lo que todo raro exitoso quiere de un reencuentro en Facebook, regresar de manera triunfal para demostrar que antes tenías mucho potencial y ahora lo has explotado, que esa época de tu vida no fue muy buena, pero te definió y eso se convirtió en éxito hoy en día.

Esa es la única razón por la cual el chico o chica que la paso pésimo en la escuela, torturado por gente maligna y horrenda, esa es la razón por la cual regresamos en un loop vicioso sinfín con esas personas, para demostrarles ahora a quien favorece la vida.

Además de un reencuentro en Facebook también esperas regresar y encontrar al chico o la chica popular que hizo tu vida miserable, para ver a esa persona en roles invertidos, ver a esa persona en plan ama de casa con 30 kilos más, 3 odiosos hijos, una deuda en las tarjetas de muchas cifras; es simplemente reconfortante, egoísta y maligno, pero reconfortante.
Nada mejor que ver a la perra que te hizo miserable, literalmente, tu vida durante muchos años, nada mejor que verla en un lugar muy criticable de la vida. Lo mismo pasa con el súper galán de la prepa o la universidad que ahora tiene unas tremendas entradas en la cabeza, una panza chelera que no puede con ella y está casado con la arpía de la que hable hace un rato.

Ser testigo de eso, hace que valga la pena un reencuentro en Facebook, o eso crees, porque tienes la vaga ilusión de que ver eso sea una forma de karma y te sentirás mejor, porque todo ese tiempo que esperaste que los papeles se invirtieran y que tu vida fuera mejor, por fin llego.

Sin embargo, eso no te hace sentir mejor, sólo te hace sentir inadecuado, y pensar que un reencuentro en Facebook no tiene el menor caso.

Los únicos que los disfrutan son aquello que viven en el pasado o de él, los demás, los que avanzamos y estamos en otro lugar de la vida, descubrir que no hay nada en común más que un feo pasado, uno que te recuerda que no vale la pena juntarte con esas personas, ni siquiera por chat en Facebook, porque esas personas buscan un escape a una fea realidad, esa de la cual querías regocijarte en un principio.

De verdad, ya estoy curada de espantos y el pasado, prefiero dejarlo muerto en el pasado en vez de revivir espantos, revivir viejas relaciones amargas, amistades pérdidas y peleas con egos extraños que son apocados por el presente, por lo que yo represento de todo lo que quisieron lograr en la vida y nunca obtuvieron.

Nunca fui la popular, y nunca me importo, así que porque me va a importar ahora.

Recuerda la mayoría de los que siguen buscando esos reencuentros y reuniones siguen viviendo de sus glorias pasadas, tratando de regresar a ese exacto punto en el que esas personas tenían grandes logros.

No hay que vivir del pasado o esperando un reencuentro en Facebook, estudiantil, personal o amoroso, el pasado es pasado.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More