Que yo soy un regalo para el mundo

0

Ya lo sabía, díganme algo nuevo por favor no tienen recomendármelo o siquiera decírmelo, o sea, llega un punto en la vida en el que uno tiene que ser humilde y aceptar la verdadera naturaleza de las cosas y es un hecho innegable que yo soy algo especial, una persona que pocas veces se ve en nuestra sociedad, jajajajajajaja, así que mundo, ámame mientras este aquí y de una forma tan intensa que no te quedes con las ganas de hacerlo o de un poco más, porque en esta tierra todos andamos de paseo, nadie es eterno y mucho menos los grandes regalos como yo, jajajajajajaja, así que disfruta de mi originalidad, de mis ocurrencias, de mi locura, de mis ideas, de mis reflexiones, de mis equivocaciones y de mis aciertos.

yo soy un regalo para el mundo

Notas Relacionadas

Disfrútenme todos así como soy, con todo aquello que tengo para hacer de este mundo un lugar más sensible y más loco, para hallar en la locura el regalo de la sensatez, para ver a través del corazón y sentir con la mente; a veces lo único que necesitas para vivir de esa manera es conocer a alguien tan loco que cree que puede hacerlo y en su locura y genialidad te contagia a hacerlo, para descubrir una nueva forma de existir, por eso soy un regalo, porque la enorme diferencia que me aleja de todos, me acerca más de lo que nunca imagine.

Ya sé, como que hoy me pare con menos modestia de la que siempre acostumbro, que ya normalmente es poca; pero si uno mismo no comienza a verse de una forma majestuosa, entonces quien lo hará, quien te vera con ojos de grandeza si no puedes hacerlo ni tú mismo, por eso yo trato de ser objetiva cuando me analizo, para descubrir siempre que yo soy genial. Que mis perros también lo saben, pero me gustaría que esa visión de mi persona la compartieran más seres de mi propia especie, así que comenzando por mi, empiezo a darme cuenta de todas mis capacidades.

Pero aquí ya estoy enlazando dos historias, primero mi aparente falta de modestia y lo segundo, lo que debería ser la percepción propia de cada persona, que dependiendo según sea el caso puede ser enorme o pequeñita.

Algo que no me van a negar es que deberíamos empezar por nosotros mismos a considerar que somos una obra de arte, obvio cada quien, pero deberíamos partir del hecho de respetarnos y admirarnos de tal manera que este amor propio podamos reflejarlo a todos los demás; ya que dicen por ahí que el respeto y amor de los demás nace de nuestro respeto y amor propio, pero claro, hay que tratar de encontrar un equilibrio sano entre amor y respeto versus egomania, que la línea que los divide es muy delgada, a veces simplemente hay que hacer caso omiso a las críticas pero nunca hay que perder de vista que cuando dejes de escuchar las criticas estas condenado al fracaso. Sí, es extraño pero hay que encontrar el equilibrio, algo que procuro recordarme siempre para nunca perder los pies de la tierra, pero algo tengo claro y es que la cabeza la tengo en la luna.

Ahora es extraño que hable de modestia y objetividad cuando estoy presumiendo que soy el regalo del mundo, pues bueno, dentro de lo que cabe de lo racional de la idea de saberme como un regalo especial y diferente me da gusto, que bueno, la primera postura es algo arrogante, pero cuando lo mastico y lo digiero trato de verlo en su justa proporción, puesto que siempre he pensado que yo no soy igual a nadie más en este planeta; pero el otro día el mensaje se reafirmó cuando por casualidad me hicieron leer un mensaje especial, de esos mensajes que te manda el cosmos y a mí me decía esto, “tú eres un regalo para el mundo, y tú don de palabra da consuelo, tu gran forma de ser y compartir lo que eres hace que los demás vean el mundo a tu manera” y no fue que alguien me hiciera la barba, sino más bien estaba en el lugar menos esperado cuando alguien me dice los angeles tienen un mensaje para ti y de una cajita con muchas notas, me dijeron que escogiera un papel y cuando lo saque el mensaje no hacía más que agradecerme mis palabras que inspiran al mundo y mi gran manía por comunicar, tanto que yo era un regalo para el mundo pero que me midiera en la forma de dar.

Gracias, pero ya lo sabía, jajajajajajajaja.

No ya en serio, ver ese tipo de mensajes aleatorios con mensajes cósmicos y trascendentales del universo y de quien soy yo me hace saber que mi locura es un regalo para el mundo, tal vez yo no sea nada sino un simple instrumento, un canal para dar un mensaje.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More