¿Qué harías por un deseo?

0

Alguna vez te has puesto a pensar que es lo que harías si tuvieras frente a ti la posibilidad de pedir un deseo, creo que todos nos hemos imaginado ese punto; seguramente con la historia de Aladino y la lámpara maravillosa en todos nosotros se despertó la curiosidad o la inquietud de tener un genio personal, un genio que al frotar una lámpara nos pudiera conceder 3 cosas, las que sean, desde deseos salidos de nuestros más profundos anhelos a cualquier pertenencia que pudieras imaginar.

Se imaginan esa posibilidad, mmmmmm, es muy tentadora y creo que todos desearíamos tener algo así, la oportunidad de conseguir de forma instantánea todo aquello que siempre hemos buscado. Pero ¿qué deseo pedirías?, acaso serían riquezas infinitas, fama y fortuna, el verdadero amor, muchas mujeres o hombres a tus pies, belleza, reconocimiento, ejércitos, poder, ¿qué?, ¿qué es lo que le pedirías a un genio maravilloso?, saben esta pregunta me da vueltas en la cabeza desde el día de ayer, ¿Qué pediría?, se suponen que los deseos son cosas que no podemos obtener nosotros mismos, o por lo menos no en este preciso momento y la magia de cualquier índole puede dártelos.

¿Alguno de ustedes cree en la magia?, creo que yo sí, pero ahora que analizo todo el tema de los deseos, creo que no desearía tener frente a mí a un genio mágico, no sé, seguro en esto de la magia todo tiene un precio, nadie te cumple deseos solo por buena onda o porque frotaste una lámpara mágica, nadie, y de hecho es un tema que la literatura fantástica ha retratado siempre y es que cuando obtienes un deseo o mejor dicho alguien hace algo por ti, ese deseo puede estar rodeado de mala fortuna o consecuencias inexplicables. No sé, supongo que hay reglas y precios que pagar para convertir uno solo de tus deseos en realidad y no quiero pagar ese precio.

Saben, les voy a contar una historia curiosa. Tiene un par de semanas que entro a los chats internacionales para practicar mi pésimo ingles escrito, el cual por cierto ha mejorado, pero en eso de platicar, practicar y conocer a personas de todas las latitudes del mundo, desde India hasta Canadá te encuentras con muchas personas extrañas, locas y disfuncionales; hay unos mejor que otros, que esos son los que añado para platicar, algunos ven mi foto y automáticamente me piden matrimonio, algunos son extraños y solo divagan, pero ayer me encontré con alguien muy peculiar que promete realizar o mejor dicho hacer realidad uno de mis deseos, ok, la conversación fue demasiado loca para transcribírselas, una conversación en la que hay 3 alternativas y esta persona diga la verdad la cual diría yo es del 0.0009%, la segunda es que este mal de su cabecita que le daría el 50% y la tercera es que sea un timador o un maleante planeando una estafa que sería el porcentaje restante.

Pero que más da, dice vivir en Italia, y si dice que cumplirá uno de mis deseos en realidad, uno solo, pero a cambio tengo que aceptar hacer cualquier cosa para convertir ese deseo en realidad, ahhh, ya salió el peine seguro quiere dinero o algo ilegal, pues que lo olvide.
Creo que ser desconfiada es la clave para sobrevivir en este mundo tan extraño, pero aun así la curiosidad que me embarga sobre este asunto es tan grande que me siento como en la historia “Entrevista con el Vampiro” soy incrédula pero quiero averiguar qué es eso que está detrás de este enigmático y supuesto astrologo, soy reportera, soy curiosa y busco la verdad.

Claro, no pienso aceptar ese exótico trato nunca, sobre hacer cualquier cosa, mmmm, no, suena a que estoy vendiendo mi alma, pero solo pide algo a cambio por este momento, que se crea en sus palabras, si lo piensan esa es una petición tan bien muy poderosa y es que creer es casi tan poderoso como la fe y tener este tipo de sentimientos por una persona de carne y hueso es peligroso.

Además no creo que tener dinero o encontrar al amor de mi vida, valgan lo suficiente como para arriesgarme, pero repito esto sobre los deseos y encontrarte a alguien que afirme con tanta vehemencia que puede hacerlo, hará que lo escuche hasta que su historia pierda credibilidad.

Bien por lo pronto en esta extraña historia de la semana puedo decirles que en una vida muy antigua fui princesa de Babilonia y Mesopotamia llamada Soyiana esposa de Plinius y que por mi sangre corre una magia tan poderosa que nunca antes se ha visto. Ah y que tengo 30 días para aceptar si quiero o no cumplir mi deseo, ah además tengo que elegir entre conocer al amor verdadero o dinero tanto que Carlos Slim me envidiara.

No sé esta historia suena tan loca y descabellada que por eso sigo en ella, solo por eso, eso y que estoy escuchando cosas que todos queremos oír al mero estilo J. K. Rowling.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More