Qué hacer en Huatulco

0
80
Autor foto: Pexels
Autor foto: Pexels "Huatulco"

Desde sus orígenes, Huatulco lleva la impronta del desarrollo y del progreso. A fines de la década del 70, el gobierno de México quería promulgar un plan que fomentara el turismo de extranjeros hacia las playas nacionales. Realizaron extensos estudios y, luego de analizar el territorio en profundidad, determinaron que el lugar propicio para invertir era en el condado de Oaxaca, en las bahías de Huatulco. Se construyeron las carreteras Oaxaca-Pochutla, Puerto Escondido-Salina Cruz y Fonatur (Fondo Nacional del Turismo) y cuando se terminaron en el año 1983, se comenzó a construir el complejo turístico que actualmente abarca nueve bahías con playas de arena blanca que están circundadas por los ríos Copolita y Coyula.

Hoteles

Lo primero que debería tener en cuenta antes de llegar a Huatulco es el hotel en el que se hospedará. El precio del hospedaje no es muy costoso, y se ofrecen servicios de muy alta calidad. Hay muchos hoteles de cinco estrellas, pero también están disponibles apart hotel y hostales. Como es un destino para toda la familia, por lo general no ofrecen fiestas suntuosas ni demasiado desmesuradas. Pero si usted quiere, puede visitar el centro de la ciudad, donde hay muchas discotecas.

Playas

En las bahías de esta región hay muchos complejos que permiten tener todo incluido en el viaje. Como por ejemplo el club de playa Tangolunda, en el que se puede tener desde reposeras y sombrillas, hasta tragos especiales preparados en el momento o se puede comer en uno de sus renombrados restaurantes. Otros clubes de playa permiten asimismo tomar clases de surf, en las que primero se recibe una capacitación teórica y luego se practica. Y, en caso de que no se atreva a realizar una actividad tan exigente, también puede tomar clases de paddle board, que es mucho más tranquilo.

Además puede dar un paseo en jet ski por las bahías, en el que sentirá la emoción al máximo (por las dudas, recuerde que se recomienda tener un seguro para realizar este tipo de actividades). O, si desea hacer algo menos extremo, puede también tomar un tour hacia las playas vírgenes en las que se puede practicar buceo con esnórquel, donde podrá observar toda la diversidad de la fauna marina del lecho oceánico, y se puede nada en aguas tan tranquilas que parecen una piscina. 

Autor foto: Pedro Márquez "Surf"
Autor foto: Pedro Márquez “Surf”

Actividades en la ciudad

Si está cansado después de un día de mucha actividad, tiene dos alternativas: quedarse en la playa tomando sol hasta el anochecer o visitar la ciudad y conocer todas sus interesantes atracciones. En caso de que usted prefiera la segunda opción, lo primero que debería hacer es visitar el Museo de Artesanías Oaxaqueñas, que está ubicado en Framboyán 310, en La Crucecita. Aquí se pueden encontrar collares, rosarios, pulseras de hilo cosido, ollas, sartenes, alebrijes (incluso puede pedir que le fabriquen uno para su familia), tapices y alfombras tejidos, entre otras cosas.

Luego, si quiere relajarse y dejar de recorrer tantos lugares, puede ir a tomar un mezcal en los bares que se encuentran frente a la plaza de La Crucecita. Algunos locales ofrecen además una degustación en la que podrá catar distintos tipos de mezcal, como el blanco, el aperlado o, incluso para los paladares más finos, el de reserva especial. Debe tener en cuenta que, al momento de servirlo, se deben formar unas pequeñas perlitas en el mezcal, ya que esto demuestra que es de buena calidad.

Parques nacionales

En caso de que cuente con más tiempo disponible y desee hacer algo un poco diferente, puede conocer el Parque Nacional Huatulco, en donde encontrará una gran diversidad de biomas nativos entremezclados en un espacio muy bien preservado. Podrá pasear entre bosques tropicales secos, arrecifes coralinos y las exóticas “selvas secas”. Los arrecifes coralinos de este parque son de los más importantes que existen en el océano Pacífico y están colmados de vida.

Si todas estas actividades llamaron su atención y desearía estar ahora mismo en este destino, anímese a visitar las nueve bahías de Huatulco, donde sentirá que es desbordado por la belleza natural de los paisajes y por la amabilidad de su gente. Una vez que esté allá, hay tantas cosas para hacer que pareciera que no alcanza la vida para verlo todo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here