Qué hacer cuando no te quieres enamorar

1

Parecería que en estos tiempos locos, rápidos y muy modernos así como sofisticados, todos buscan una relación, mmmm, ahora que lo digo en voz alta no hay ninguna relación con los tiempos locos y el romanticismo; de hecho, esa descripción de nuestra era actual nos habla de personas que cada vez rehuyen más al compromiso y reniegan más del amor.
Tal vez por eso, existe hoy en día, una corriente muy fuerte de románticos y enamorados, que solo hablan del amor, su persecución y encontrar a tu alma gemela, con tanta premura, con tanta urgencia, que el amor es de lo único que se habla estos días, ah bueno, se habla de amor y de sexo, de sexo y amor, aunque también solo se habla de amor o solo de sexo.

Algo contradictorio ¿no?, nuestra vida está hecha para hacernos más solitarios, más desapegados, más erráticos, más inestables y con esa sensación de que solos estamos mejor; pero por otro lado, con la misma insistencia se nos recuerda que el amor es ese factor que trasciende tiempo, espacios, fronteras y conecta personas.

En la actualidad hay mil razones para no enamorarse y luego vienen las mil y una razones para si hacerlo, por cada contra hay un pro, así que es un eterno debate, una constante pugna o pelea sobre si hacerlo o no hacerlo, escuchar a tus sentimientos o ignorarlos y guardarlos en un rincón de la mente y nunca más volver a mencionarlos.

Ya sabes, como cuando te vas a bañar y por alguna razón el agua solo sale fría, ya sea porque no pagaste el gas, no prendiste el boiler para bañarte o simplemente no sabes usar una regadera y solo sale, pinche agua fría. Así pasa a veces con el amor, no lo pagaste, no prendiste el boiler o no sabes amar. Pero regresemos al otro ejemplo.
Sabes que tienes que bañarte, tienes que hacerlo, dolerá en un principio y después de haber sufrido algunos segundos de agua fría, saltando de aquí para allá, después de eso tiempo, disfrutarás el baño, te llenarás de energía y te sentirás muy fresco, pero mientras tanto, la decisión de hacerlo o no hacerlo, de saltar o no al agua, es esa misma lucha interna que sientes cuando estás a punto de saltar a las aguas congeladas del amor.

¿Lo haces o no?, ¿te enamoras o dejas pasar la oportunidad?, ¿gracias pero yo paso sin ver?

Bien, esto de decidir de forma consciente no enamorarse, en algunos países se está convirtiendo en un gran problema, y lo que comenzó con una reacción social en Japón, jóvenes que no buscan de ninguna manera una relación y en cambio contratan cariño, personas con quien platicar e incluso acompañantes para dormir, sin ningún apego o emoción, solo para llenar el vacío físico, se está traduciendo en una tasa increíblemente baja de nuevos bebés, y eso es un gran problema para la nación nipona.
Tal vez a eso se reduzca únicamente el amor, a tener bebés, a seguir procreando y mantener de forma sana, a la juventud de una nación, mmmmm, ahora entiendo porque mi Abuela y mi Papá insisten tanto en que tenga bebes, ya no importa que sea de una manera tradicional, el chiste es tener bebes, tal vez a eso se reduzca el amor, a un simple fin práctico de procreación.

Y a qué viene todo este choro del amor, su fundamento y esas payasadas, pues, lo que quiero decir, tal vez no de la forma correcta, es esa lucha interna que todos tenemos para ver si nos enamoramos o no, que tan conveniente es, con una larga lista de pro´s y contras, en la que todo se reduce a sentimientos y emociones, versus expectativas y practicidad.

Como lo dice Kalimba en su rola, no me quiero enamorar, cuando uno se enamora pierde mucho; porque enamorarse, más allá de buscar un fin de tener bebés, la idea que nos han vendido de amor, es una muy compleja, llena de problemas, contradicciones e inconvenientes que te complican y arruinan la vida, siempre, y sin importar nada, el amor solo es una gran complicación que arruina la estabilidad emocional de una persona, la hace tonta, compleja y dependiente. Ya sabes, dependiente de llamadas, dependiente de besos, de abrazos y frustrada cuando eso no sucede, cuando hay mensajes en vistos, conversaciones que no suceden u opiniones contradictorias a la tuya.

Desde ese punto de vista, los dramas y todas esas complejidades que tiene enamorarse, hace que se vea la soltería desde otro ángulo, uno simple, sin problemas, y sin complejidades, quien en su sano juicio dejaría la soltería, con sus libertades de hacer, decidir, de vivir, de disfrutar, versus estar con alguien, que a veces no quiere o no puede ser aguantado.

A eso se reduce nuestra decisión, a una vida compleja, con peleas muy ocasionales, desacuerdos y choques entre expectativa y realidad, o estar solos, solteros, libres, sin complicaciones, pero también sin cariño, sin complicidad y sin intimidad.

Y decidir que hacer, decidir qué conviene más a tu plan de vida, si la intensa complejidad de una relación, o la facilidad de estar solo, es una lucha que día a día tienen las personas, que no se dejan ir, que no se sueltan y que pelean constantemente para saber qué hacer cuando no te quieres enamorar.

Creo que yo soy una de esas personas, ahora, resulta muy raro, porque yo era muy romántica y vivía buscando el amor, ahora solo busco razones para no hacerlo.

Porque el problema esencial, es que tu mente, tu parte altamente evolucionada y analítica sabe que es la peor idea del mundo, sabe de forma empírica, consciente y lógica, que enamorarse es una locura, y siempre termina terminando, y termina mal, con una persona hasta la madre de la otra o una completa y absoluta indiferencia que te hace pensar, que esa experiencia dolorosa, no valió la pena en lo absoluto, ni siquiera esas emociones locas e intensas que viviste brevemente durante tu enamoramiento.

Dirían por ahí, que ese es el problema, pensar el amor, ya que el amor no se piensa, solo se vive, solo se disfruta y uno se deja llevar por sus emociones. Cuando haces esto, no hay ningún dilema existencial, sobre si enamorarse o no, solo lo haces y luego sufren las consecuencias; pero cuando tienes encendido el cerebro, cuando analizamos los pros y contras de la otra persona y tratas de plasmar cómo terminará eso, luchas con todas tus neuronas y fuerzas, para racionalizar eso y de esa manera, no te puedas enamorar, porque el amor, en la actualidad no es practico, el amor es muy sufrido y siempre, siempre, pero siempre, las complejidades de la otra persona, sus miedos, sus traumas, sus demonios se suman con tus complejidades, miedos, traumas y demonios y eso se traduce en un desastre.

Además, dicen los expertos, que si, el amor tiene una fecha de expiración y a los 3 años, la monotonía, los problemas, la cotidianidad, hacen que el amor termine; aunque bueno, hay quienes lo hacen vivir, pero esas personas aplican técnicas como la compresión, anteponer las necesidades del otro y jaladas de ese tipo. Ya sabes, cosas que hacen las parejas exitosas, pero los demás mortales, como tú y como yo, no sabemos cómo hacerlo, así que enamorarse, es una cosa que tiene fecha de vencimiento, mejor aceptarlo y no enamorarte, mejor no permitirte el futuro dolor, angustia y estrés de ver partir a alguien.

Por eso lo conveniente es luchar contra el amor, es siempre saber qué hacer cuando no te quieres enamorar, tal vez te quedes solo siempre, y recuerdes con tristeza las oportunidades que te perdiste, pero a veces, el instinto de supervivencia es tan fuerte, que sabes que no te tienes que enamorar, solo lo sabes.

Y esa sensación es muy fuerte, sobre todo cuando pasan los años y sabes que es lo que quieres, que es lo que no quieres y a veces, no importa encontrarte con una persona única y especial, una persona que despierte con intensidad todas tus emociones, porque cuando dejas el cerebro prendido, analizas todo y te das cuenta, que a veces, es mejor no hacerlo, no enamorarte de personas erráticas, complejas o con situaciones que nunca permitirán que puedan estar juntos.

¿Cuando es bueno no enamorarte?

De personas complejas: Pues diría yo que cuando conoces a una persona complicada, no es que sea mala un poco de complicación, pero a veces a la larga, es mejor dejar pasar a esas personas, solo te desgastas intentando reparar algo irreparable.

De personas que no te quieren: Sonará bien tonto, pero suele suceder mucho que nos enamoramos de aquellas personas que no nos quieren, y lo sabemos, sabemos que vamos directo al friendzone y aún así lo permitimos.

De personas que no pueden: Otra cosa rara, pero ya ves, dicen que en el corazón no se manda y si lo permites y sin darte cuenta, puedes terminar enamorado y hasta las manitas, de alguien que no es soltero/a, casado/a, con amantes, peor es nada o en estatus “es complicado”, me pregunto, que ganan las personas, permitiéndose enamorarse de alguien que nunca podrá corresponderlos o si los corresponde, nunca podrá estar con ellos.

Para estas situaciones, lo mejor es prohibirte enamorarte de alguien y yo sé, esto de prohibirse algo uno mismo, tiene un efecto opuesto, ya que lo prohibido es deseable, pero deja el lado rebelde y entiende, a veces es una terrible idea no hacerle caso a tus sentimientos, pero siendo la mejor peor idea, hay que hacerle caso.

Pero, qué hacer cuando no te quieres enamorar

Bien, hay muchas peliculas locas que hablan sobre cómo no enamorarte y una serie de locas recomendaciones y reglas que te auto impones, evitan la intimidad, evitan la cercanía y evitan que los sentimientos crezcan.

Pero eso es Hollywood, eso es una película, en la que terminan enamorándose aquellos que no querían hacerlo, porque sin importar cuantas reglas te pongas sobre querer o no querer a alguien, eso no sucede y cuando estas mucho tiempo con alguien que te gusta y comienzas a conocer esa persona y a descubrir que es extraordinaria, pasa eso, te enamoras, sin importar cuantas reglas locas quieras seguir, es como prohibirte pensar en alguien, terminarás pensando con más fuerza en esa persona.

El mejor consejo, o el que mejor funciona para cuando no te quieres enamorar, es solo uno, y es alejarte de esa persona lo más que puedas y no estoy diciendo que le apliques la ley del hielo, expulses o vetes a esa persona de tu vida, no, yo hablo de simplemente dejarla ir, dejar pasar esa oportunidad y enfocarte en otras cosas.

La mejor manera de actuar, cuando no te quieres enamorar, es alejarte, darte tiempo, espacio y buscar otras cosas que llenen tu vida y te hagan olvidar ese sentimiento.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More