Prohibido pensar en ti

0

Prohibido, prohibido, prohibido, pero sumamente prohibido pensar en ti, es más, si para no pensar en ti, en tu recuerdo, hay que sumergirse en el abismo, llenar la cabeza con vicios, perdón, corrección, perder la cabeza en vicios como drogas, sexo, alcohol, rock and roll, visitar lugares de depravación y besar otros labios; pues ni modo, habrá que hacerlo. Una tarea difícil, que corromperá un alma noble y pura de muchas maneras, sin embargo, a veces hay que meterse por completo en lugares oscuros para olvidar a alguien; un camino difícil, empedrado y lleno de peligros, lamentablemente la única manera posible para olvidar a alguien.

Que por cierto, es chiste, no les estoy mandado a depravar y corromper su alma con cuanto vicio quieran encontrar, noooooo, no hay camino corto para dejar de pensar en alguien, simplemente no lo hay. Ni siquiera perdiendo la mente en vicios se puede lograr olvidar a alguien. De hecho, tal vez por un par de horas se pueda conseguir ese breve y dulce olvido; pero siempre regresará esa persona en plan fantasma o demonio, a recordarte que cada vez tendrás que perder más la cabeza, para no recordar.

Buscar una salida fácil es mala idea, no hay camino corto al olvido, e intentarlo puede ser la peor decisión que una persona pueda tomar; los vicios no son la solución, no, simplemente distraen tu mente de esas cosas que te duelen, como lo dice Tove Lo en su canción Habits, tratando de olvidar a alguien, puedes hundirte de una manera peligrosa, no se puede adormecer el dolor con alguien más, simplemente no se puede.

No se puede prohibir a la mente recordar a alguien o no, y tratar de usar otros caminos para evitar que la mente recuerde, terminará en un camino hacia la destrucción; no puedes intentar eliminar el dolor que experimentas porque alguien no está contigo, simplemente es algo que no puedes hacer y tendrás que entender que vas a tener que lidiar con eso, tendrás que madurar para entender que las cosas terminan, que las personas se van y tienes que aprender de esas experiencias, por más dolorosas que sean. Y la solución no está en distraer tu mente con otras personas o con otros vicios, porque ni todo el alcohol del mundo, ni todas las personas con las que puedas estar, te harán olvidar ese dolor, ese vacío y esa ausencia.

No se puede prohibir un recuerdo, no puedes prohibirte recordar a alguien, no puedes. Tienes que pasar por esa etapa de duelo, en la que ira, negación y todas esas cosas van a terminar en que aceptes el hecho de que una persona no está contigo.

Decirte, prohibido pensar en ti, puede ser el peor error que cometas, porque eso no apresura el olvido; no lo hará, mientras no dejes que esa herida se cierre. Recuerda, el perdón no es un sentimiento natural, cuando todavía hay heridas que necesitan cerrarse.

No se puede simplemente dejar de pensar en alguien, no sé puede sustituir a esa persona con drogas, con alcohol, con otros labios, con otros besos, con otros brazos o con otras personas, porque tratando de saltarte ese proceso de duelo, ese periodo en el que dices adiós, simplemente te hundes más en la tristeza, esa misma tristeza que tratas a toda prisa de olvidar.

No se puede prohibir a la mente pensar o no pensar en algo, es como si te dijeras “Prohibido pensar en elefantes rosas”, una vez te lo prohíbas no dejarás de pensar en ellos, cuando en un principio ni siquiera se te hubiera ocurrido imaginar un elefante rosa. La única manera para dejar de pensar en alguien, es dejar que el tiempo tome su curso y ese mismo tiempo, pueda cerrar tus heridas.

Claro, ayuda distraerse con otras cosas, pero esas cosas que haces no debes hacerlas pensando en bloquear tu mente de todo recuerdo posible, eso es algo que simplemente pasará, conforme pasen los días el recuerdo de algo se hace más débil, pero obvio, si dejas que ese recuerdo se desvanezca solo, sin presionarte para olvidar.

Olvidar que cuando nos prohibimos algo, cuando quieres privarte de algo o te lo niegas, simplemente hace que lo desees aún más. Si lo que quieres hacer es olvidar, no debes prohibirte pensar en alguien, simplemente debes dejar que el tiempo ponga las cosas en su lugar. Así que si quieres pensar en alguien hazlo, si quieres estar triste por una perdida, también tienes que hacerlo, pero también tienes que entender que las cosas pasan por algo, tal vez un plan que tú no conoces o porque algo mejor se aproxima. Pero tienes que dejar ir las cosas, seguir tu vida como siempre y no prohibirte pensar en alguien.

No tienes por qué pellizcarte cuando un recuerdo entra a tu cabeza, no tienes que perder la consciencia en cervezas, simplemente tienes que entender tu dolor y madurar con él.

Prohibido pensar en ti, es una filosofía que solo te hace recordar más.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More