¿Por qué es tan difícil alcanzar un sueño?

0

Escrito por Cristina Cociu

Alcanzar un sueño es difícil porque tiene muchos obstáculos, entre ellos: tú mismo, los que te rodean y los que te pueden ayudar lograrlo.

Los sueños requieren, en primer lugar, de imaginación. Primero has de saber en tu mente aquello que realmente desees de verdad, de todo corazón. No puede ser un simple capricho, si lo fuere, no podría poner en marcha toda la maquinaria y posterior proceso que conlleva: movilizarte y llegar a alcanzarlo.

Una vez tienes tu meta, tu pasión, una vez sabes lo que quieres de pleno corazón, tienes que dar ese dificultoso primer paso, ese que tanto cuesta darlo. Debido a esa vocecita interior que intenta desanimarte diciéndote “¿y si algo sale mal?´´, o puedes ponerte siempre la misma excusa, la de no tener tiempo. Pero déjame decirte, que es tan solo el miedo al fracasar, el miedo a fracasar te impide que siquiera lo intentes. Y, como es sabido, el mayor fracaso es ni siquiera haberlo intentado. Éste es, el primer y más arduo obstáculo a superar: la lucha consigo mismo.

Una vez empiezas a creer en ti y en tu sueño, tienes que, no flaquear esa confianza, tienes que, seguir creyendo a pesar de que, los que te rodean no lo hagan, aunque muchos te digan que no vales o que con eso no vas a alcanzar ni para comer, tienes que seguir creyendo en lo que haces, seguir haciéndolo, persistir.

El tercer paso sigue siendo persistir en ello, aunque no obtengas resultados, aunque no tengas de comer, aunque tengas que dormir en la calle y solo tengas las herramientas necesarias para alcanzar tu sueño, tienes que luchar por él, pese a las adversidades, que parecen alzarse como fuego prendido por la gasolina del querer alcanzarlo.

Y te será difícil, tendrás que aceptar trabajos que no te valen, sobretodo, si eres joven, pues, nadie te tomará en serio sin experiencia, aunque tú sepas que lo vales, aunque sepas que tienes un don… te dirán muchas veces no, te cerrarán puertas en las narices e incluso, a veces, ni se dignarán a darte una respuesta. Pero pese a todo ello, has de seguir luchando, has de seguir creyendo con todas las fibras de tu ser.

Al principio tu trabajo no será valorado como se merece, el esfuerzo que depositas, nadie lo verá. Tendrás que dormir menos que el resto de la humanidad si quieres alcanzar algo, tendrás que pasar largas horas aprendiendo y formándote más sobre cómo alcanzar tu sueño, tendrás que querer mejorar siempre, habrás de estar poseído por el don de la locura, la de aquellos que sienten fervor por lo que hacen.

Luego, tras mucho esfuerzo, tras mucho sudor y noches en vela sin resultados, te frustrarás, lo dejarás y volverás, te desmotivarás, pero si sigues creyendo en ti mismo y luchando, si tan solo lo sigues haciendo, aunque sea poco a poco… al final, lo alcanzarás. El secreto de todo es la constancia, la persistencia. Eso solo te demostrará lo mucho que quieres ese algo, lo mucho que quieres ese sueño.

Y, lo más bonito de un sueño, al final, resulta ser, no el alcanzarlo en sí, sino justo ese efímero y breve instante en el que todos tus esfuerzos se verán recompensados. Pero no por la recompensa del sueño en sí, sino por ese perfecto y único instante, cuya felicidad no se puede describir siquiera con palabras: el segundo en el que cruzas la línea de meta.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More