Por qué duele perder un amigo

1

Hay muchas cosas que duelen en esta vida, claro, hay de dolores a dolores, y no se pueden o no se deberían comparar muchas experiencias traumáticas y dolorosas de esta vida porque sería absurdo.

Y es que cuando comparas una gran pérdida con un dolor momentáneo, no sé, un ejemplo de comparaciones ridículas de este tipo, podría ser la muerte de un ser muy querido, cuando se equipara con que un amigo te deje de hablar, eso puede parecer algo muy superficial, una comparación descomunal fuera de toda proporción, algo trivial, y hasta estúpido, un problema tonto que debe superarse rápidamente, porque así es el proceso de vivir, así sucede, es ley natural de la vida, las personas vienen y se van, y la vida debe continuar esa es la razón por la que este, debería ser uno de los menores males de esta vida, que alguien te deje de hablar.

¿Hay cosas peores no?, no solo hablando de la muerte o las perdidas, en verdad hay cosas que objetivamente son peores.

Pero, no hay que olvidar que las perdidas duelen, y si bien la pérdida de un ser querido, es algo de lo que una persona nunca se repone, y siempre duele, en una calle paralela se encuentra el hecho de perder un buen amigo, y si bien son experiencias y dolores diferentes, ambos pueden ser sufrimientos muy profundos, que nunca se olvidan ni se superan.

De hecho, perder a un amigo duele mucho, dicen los expertos, dicen los que saben sobre sufrimiento y mente, que, de hecho, duele más perder a un amigo, que, a un gran amor, ¿será cierto?

Bien, tal vez la respuesta no sea tan lógica, pero de alguna manera la experiencia de que nos rompan el corazón seguido, de alguna manera nos hace más resistentes, de hecho, creo que estamos hechos para que nos rompan el corazón, y estamos hechos para sobrevivirlo, duele mucho, pero todos nos levantamos de un tropezón así, porque de alguna manera la vida y la experiencia colectiva nos prepara para eso, para besar muchos sapos o sapitas, buscando a la persona correcta.

Por qué duele perder un amigo

Estamos preparados, es más, diría yo que estamos hechos para que nos rompan el corazón y nos decepcionen, pero NO ESTAMOS PREPARADOS para perder a un gran amigo, para eso nadie nos ha preparado, nadie nos dice cuanto va a doler, nadie nos advierte que estas pérdidas son muy profundas, porque sí alguien nos dijera solo una fracción de lo que nos dolerá perder en un futuro una amistad, si lo supiéramos haríamos todo lo posible y muchas cosas activas, como hacer a un lado el orgullo, por ejemplo, para evitar perder un amigo. Porque cuando un amigo se va, ni siquiera el tiempo lo cura y esa es una ausencia que duele mucho, sin importar cuanto tiempo transcurra, cuando perdemos a un amigo, ahí queda ese vacío, esa ausencia, esas charlas, esa compañía, esa persona única en el mundo que te comprendía, que te conocía y podía mirar dentro de tu alma, sin sentir repulsión o asco, ya sabes, por aquello de conocer tu verdadera esencia y naturaleza, porque solo tu mejor amigo regresa al ver tanta oscuridad, por eso es tu mejor amigo, obvio.

Sonará cursi, pero el valor de un amigo, el valor de un verdadero amigo, el valor del mejor amigo, es uno que nunca valoramos, hasta que lo perdemos y cuando esa persona se desvanece y ya no tenemos quien nuevamente sea nuestro paño de lágrimas, nuestro cómplice, la persona a la cual le contamos nuestros sueños, nuestros miedos y todo aquello que somos, es solo frente a la ausencia, a la nada, al vacío, que se valora lo que un día se tuvo.

De hecho, he perdido muchos hombres, muchos amores muy profundos de esos que duelen, pero solo hay una ausencia que me puede mucho, solo hay un hombre en mi vida que a pesar del tiempo, a pesar de los años, bueno, no han pasado tantos, solo hay un hombre que no he podido olvidar, y es aquella persona a la que en verdad podía llamar mi mejor amigo, que ahora que lo pienso, es la única persona a la cual podría decir que era como mi alma gemela, si es que existiera esa mítica figura, y era mi mejor amigo.

Ahora comprendo a los cursis que dicen que su alma gemela es su mejor amigo, y no es algo sexoso o romántico, es en verdad conocer a una persona similar a ti, un cómplice, un amigo, un compañero, un Chris, un amigo que siempre te dolerá haber perdido.

Y de las cosas que he hecho en esta vida, la que más me dolerá y perseguirá es haber perdido a mi amigo, porque pude haber perdido muchos chicos, algunos una joya, otros tantos inútiles, incluso los peores eran los cínicos, pero lo que más me duele haber perdido en esta vida, es a mi amigo.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More