Por qué duele decir adiós

De las cosas que más duelen y pueden en este mundo, sin importar cuan inevitables sean, son esas despedidas prematuras que siempre postergamos, porque hacerlas significa arrancarnos el corazón de tajo y uno no puede vivir sin corazón, tal vez sin cabeza sí se pueda, pero sin corazón es imposible vivir.

Que a la larga terminan costándonos más esas despedidas que se hacen de a poquito y son más dolorosas que simplemente tener valor y terminar algo de forma rápida e indolora, o eso se dice por ahí. Supongo que en este mundo hay dos tipos de personas, los que se la viven despidiéndose, esas personas que cada vez se despiden mejor y por ultimo están las personas que dicen adiós hoy, una despedida tajante dolorosa, pero rápida; no sé, supongo que todo depende ti, si te preguntarán si te quieres extirpar una muela un poco cada día durante mucho tiempo, o pasar una hora arrancándola de tu vida para siempre; sin embargo hablando de amor, sentimientos y emociones, por más que uno quiera sacar esa muela, esa espinita, ese dolor de un solo golpe, simplemente no se puede, a veces no se puede decir adiós a alguien.

Por eso creo que hay algunas personas que se la viven despidiéndose.

A decir verdad, una despedida rápida o por otro lado una prolongada, son igual de sufridas, ¿no te parece?, desde hacerte de todo el valor posible para decir adiós, para finalmente racionalizar en tu cabeza que “esta es la última y nos vamos” de manera seria, eso requiere mucho valor y coraje, una gran fuerza de voluntad para mantener tu palabra y cumplir efectivamente esa despedida.

Una fuerza de voluntad que no radica en simplemente decir adiós, que eso de por sí ya es algo titánico, lo que es realmente difícil es nunca más volver a “molestar” a esa persona con tus cosas y por cosas me refiero a emociones; ese es el verdadero valor de esta acción, el sostener esa despedida, guardar todos tus sentimientos, hacer de tripas corazón y cada día dejar de extrañar a esa persona un poco menos y un poco menos, una experiencia supongo más dolorosa, que despedirse de a poco, pero para mantener tu palabra ayuda eso de borrar de forma definitiva todos los contactos de esa persona, ya sabes, para evitar en un momento de locura tomar el celular y llamarle para pedirle otra despedida más, por ello creo que es muy sano siempre borrar de forma definitiva a esa persona, para siempre y para hacerlo solo basta un click, que tiempos tan locos, se ama intensamente con el corazón y se borran personas de tu vida con un solo click.

Eso es lo difícil de decir adiós, aguantarte las ganas, morderse los labios y hacer de cuenta que no paso nada, que de esa persona ni te acuerdas, suplicando para que algún día inventen una loca operación o método quirúrgico cerebral para que te borren esos recuerdos, para que te borren a esa persona, como en la película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, para olvidar sin pasar por ese terrible periodo de desintoxicación, en el que forzosamente se tiene que deshacer de la adicción personal que tenías con alguien, de esas platicas locas, de esos besos, incluso esos besos no dados, de esos suspiros, de esas conversaciones a media noche, de cada vez que latía tu corazón a mil esperando un mensaje, a esas cosas tienes que decirles adiós, y eso duele, además de que es endemoniadamente difícil.

Definitivamente decir adiós es algo que atormenta, algo que deja un gran vacío en la panza y realmente no importa mucho cuan consiente seas de esa despedida y que será buena para tu vida, el dejar ir a alguien, a veces es algo que más que valentía requiere huevos y obviamente mucha fuerza de voluntad, mientras esperas a que con el tiempo dejes de desear recibir un mail o un whats.

Pero ánimo, la vida sigue, los días pasan, los cosas se calman y nuevamente regresas a esa paz que tenías anteriormente, esa tranquilidad que en este momento ansias con todo el corazón.

Sabes cuál es el único consuelo de dejar ir a una persona, que entre más rápido lo hagas, el camino para olvidar está más cerca, solo hay que recordar el viejo dicho, “del olvido al no me acuerdo” hay solo un paso, además tal vez si exista una diferencia entre crear estar enamorado y estarlo, así que para que llorar por algo que tal vez ni era, y la única forma de comprobarlo es seguir, seguir caminando con la frente en alto, seguir buscando aquello que hace latir fuerte a tu corazón, por cierto, recuerda que de amor nadie se muere, seguro te deprimes en el proceso, dejas de comer, te sientes miserable y la vida te parece un asco, jajajajajajaja, ya sé, no suena a consuelo y ciertamente no es consuelo, pero eso pasa cuando terminas con un amor, no voy a mentirte, no importa que sea una relación de muchos años o alguien que acabas de conocer, el terminar esa esperanza, una relación o decirle adiós a alguien que te gustaba mucho, te provocará todos esos síntomas en los que crees que todo es un maldito bodrio inmundo, pero tranquilo, ese proceso ya lo has pasado y lo has sobrevivido antes y entre más rápido tomes la decisión de enfrentar todas esas cosas, esas semanas de mierda que se avecinan, más rápido encontrarás en un futuro paz, calma y hasta felicidad, y seguramente encontrarás a alguien más, en un futuro, que te haga sonreír con sus ocurrencias, con sus regaños, con sus chistes o sus particulares formas de ver la vida.

Y a pesar de que las despedidas, los finales y el adiós sean algo doloroso, a veces es mejor hacerlo, no importa cuántas ganas tengas de evitarlo, a veces es mejor decir adiós, sin importar que ese adiós te haga llorar o te de dolor de estómago, a veces es mejor un adiós pronto.
Aunque duela, a veces es mejor eso que seguir y seguir en ciclos interminables que poco a poco te dejan sin esperanzas o ilusiones; a veces más vale un adiós o como lo dice la canción a veces es mejor decir “ya no quiero pedirte que te quedes más, ni quiero preguntarte para dónde vas, ya sé que tú has venido a decirme adiós que tengas buena suerte hasta nunca amor”

Si te está costando decir adiós, de esas veces que estas a punto de llorar desconsoladamente recordando a esa persona, te dejo este playlist, una selección musical para decir “que tengas buena suerte hasta nunca amor”, pero creo que lo más importante de decir adiós, no es para la otra persona, sino entenderlo uno mismo, por ello nada mejor que la música, canciones para hoy sentirte en contacto con esa tristeza, porque tienes que entender que tienes que vivir ese duelo, tratar de esconderlo o evitarlo, solo hace que te duela más, recuerda que el hombre encuentra su destino en el camino que decidió tomar para evitarlo.

Canciones para decir adiós

Por cierto, estas son mis canciones para despedirme, esas canciones que siempre me arrancan lágrimas y muchos suspiros, pensando en todo lo que pudo ser y nunca fue, ni hablar, supongo que existimos personas que simplemente no tenemos media naranja, entenderlo simplemente nos liberará, en momentos como este pienso seriamente convertirme en asexual, simplemente no hay nadie para mí, y eso es algo que tengo que entender y procesar con un adiós.

https://youtu.be/gLiqGIkcZfg

https://youtu.be/94bwo7qxcrg

https://youtu.be/4RSafK_EAZU

https://youtu.be/f_A_VANYd0M

Salir de la versión móvil