Por favor llámenme Yesica: la importancia de los títulos académicos

Yo sé, lo sé bien y los títulos que uno puede recibir en esta vida tienen su chiste y su importancia, más hablando de títulos académicos, porque el ganar una licencia para poder ser llamado licenciado, eso requiero mucho tiempo, esfuerzo y dinero; de menos 3 años y una alta inversión económica por lo menos en México y América Latina, para poder ostentar un título académico a nivel universidad o licenciatura.

Bien, podría parecer con el paso de los años y el surgimiento de carreras universitarias simples, cualquiera puede ser licenciado, mmmmm, pero eso es inexacto, toda carrera universitaria es compleja, ahora imagínate hablar de ingenierías, maestrías o doctorados, esos títulos cuestan mucho esfuerzo y mucha capacidad intelectual. Supongo que por ello, muchas personas cuando logran esa meta académica, desechan por completo su nombre, nombre de pila, apellidos y cualquier cosa para ser llamados:

  • Sr. Licenciado o Licenciada
  • Ingeniero esto o aquello
  • Doctor, me podría ayudar con mi problema (aunque no sea doctor o medico de salud)
  • Maestro

Creo que el largo esfuerzo que ameritan esos títulos hacen que las personas opten porque los llamen de esa manera, en cualquier sector y en toda empresa siempre hay una persona, (o muchas) que se les conoce como el lic. o el licenciado, en vez de usar su nombre para referirse a esa persona.

Ok, lo entiendo, todos esos títulos académicos requieren mucho tiempo, mucho dinero y muchos esfuerzos, mmmmmm, pero no entiendo o por lo menos para mí, nada intercambia mi nombre o mi apodo, NADA, no sé, es más, cuando me llaman licenciada de forma respetuosa, me siento extraña, siento como si se refirieran a alguien más, lo sé, es respeto y es seguir los protocolos de etiqueta, pero vamos, incluso cuando me dicen Señorita, eso lo encuentro sumamente extraño y por supuesto muy anacrónico.

Lo sé, lo entiendo, es la forma correcta para referirse a alguien, para referirse a mi, Señorita Yesica o Licenciada Flores, es la forma más propia y respetuosa, pero llámenme loca y no Señorita o Licenciada, pero no me gusta, siento que no soy yo, supongo que por eso normalmente no me refiero a nadie por sus títulos académicos o civiles, reales u honorarios.

En la actualidad, bien o mal, vivimos en un mundo íntimo, en un mundo donde las barreras, la privacidad y los protocolos sean abolido y ahora todos nos tuteamos sin importar edad o grados académicos, supongo que es la búsqueda de la mínima expresa y sentir que todos somos iguales, sin importar escolaridad, trabajo, títulos académicos o demás cosas raras.

Por ello siempre insisto en que me llamen Yesica o Yes, como prefieras, siempre animo a las personas a que me llamen de esa manera, no sé, eso de licenciada suena muy payaso, desde mi punto de vista, claro está, prefiero que me llamen por mi nombre y siempre digo que licenciada ni que ocho cuartos, que por cierto cuando me escuchan mis papás con esta queja, me regañan y me animan ellos a mí a que todos me llamen licenciada porque mi trabajo me costó estudiar y a ellos su trabajo les costó pagar mi carrera universitaria.

Ellos adoran escuchar al mundo decirme licenciada, seguro debe ser bonito para un padre ver que logro sus cometidos, pero la verdad, la verdad, la verdad, yo odio que me digan así, sobre todo cuando tengo un nombre tan bonito.

Por favor llámenme Yesica o Yes

Yeshttps://elblogdeyes.com
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

More from author

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Related posts

Advertisment

Latest posts

Los secretos que oculta una acción

Aunque no lo parezca, aunque no lo creas, cada cosa que haces, cada cosa que dices transmite un mensaje, uno que aparentemente...

Cuando por casualidades de la vida no contesto una llamada

Ahora, cabe mencionar que a veces esto de ignorar una llamada es involuntario y por cuestiones de que el celular esta quien sabe en dónde o en silencio, uno no se percata de las llamadas perdidas.

El que no habla, Dios no lo oye

Más que un dicho popular, esta es una verdad absoluta que encierra mucha metafísica humana, neta, hay un punto en donde las...
Apuestas Colombia