Peripecias bajo la regadera: frío/caliente

1

Si algo nos ha enseñado Plaza Sésamo a través de los miles de años que fungió como nuestro educador sustituto en la ausencia irresponsable de algún adulto “responsable” durante las tardes de la infancia fue a entender las dicotomías existentes en la vida cotidiana como alto/bajo dentro/fuero y sobre todo frío/caliente.

Curioso como este programa de corte educativo didáctico nos enseño a vivir fuera de peligro, ¡O SÍ claro! bueno hablando de frío/caliente, eso es algo que ya a mis 31 años debería entender muy bien a la hora de regular la temperatura de la regadera, para no sufrir de sobresaltos ni hacer una extraña danza de la lluvia.

En pro de una actitud ambientalista y responsable con el medio ambiente cambie mi regadera por una ahorradora de agua, estaba muy contenta y decidida a ayudar al ambiente todo lo que yo pudiera. Lo malo de ser pro-verde, si ser ecologista tiene sus desventajas; obviamente desventajas muy superficiales que no se comparan con los enormes beneficios a mediano plazo por un mundo mejor.

Entonces tenemos que aguantarnos con esas pequeñas molestias.

Bueno, yo estaba muy feliz bañándome y ahorrando agua, cuando de repente un témpano de hielo se apodero del flujo de agua, imagínense con este inmundo frío y el agua congelada.
Lo primero que hice fue gritar como desquiciada, mis pulmones se colapsaron acelerando mi respiración al máximo, mi piel se erizo y con un salto me aleje del chorro helado de agua. Inmediatamente recurrí a la perilla caliente para dejarla tibiecita, pero 5 minutos después cuando estaba ya fenomenal el baño y creía haber superado ese espantoso momento, el agua salio como para hervir un caldo de gallina ó en este caso “caldo de Yesica”, muy, muy caliente la condenada agua.

Lo lógico otro alarido se escucho por mi casa, después se puso muy frío y luego muy caliente. Mi reacción lógica fue gritar “NO jueguen con el agua” pero después recordé “momento en mi casa eso no pasa, entonces que maldita sea esta pasando”.

Pues resulta que la regadera ahorra/agua no regula bien la temperatura después de un rato de que se prendió el calentador.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More