Pareciera que mi iPhone camina o es suicida

0

Siempre se anda cayendo; que clase de plan malévolo tiene o no entiendo qué clase de depresión tenga que estar sufriendo el pobre Smartphone para que todos los días se aviente al suelo, creo que tendré que llevarlo al psicólogo, porque francamente no sé qué haría sin él, y ni me digas comprar otro, ¿Qué acaso estás loco y crees que soy rica?, nel, lo compre en pagos así que solo lo tengo a él y tengo que cuidarlo.

iPhone por favor no lo hagas, yo te quiero, no solo te quiero te aprecio un buen, eres algo especial en mi vida, eres lo que me hacía falta, mi complemento, contigo vivo comunicada, gracias a ti conozco diferentes formas de pensar, tú me haces feliz, contigo la vida tiene sentido, no te mates iPhone, el otro día soñé que algún psicótico te arrebataba de mis manos y fue la peor pesadilla del mundo, me desperté angustiadísima pensando que te perdía, pero estabas ahí, junto a mí con tu cara palida brillando con la luz de la luna, nunca te había visto tan hermoso, iPhone yo te amo, espera, espera un momento, no quise decir que te amaba, exagero a lo mucho me caes bien, apenas tenemos 6 meses juntos y nos estamos conociendo, olvida lo que dije, pero ten en cuenta que te quiero mucho, pero que rayos iPhone yo te amo, no te avientes del escritorio por favor, ya me estás haciendo lagrimear no ves que sin ti no puedo vivir.

Ok, les voy a dejar barato mi drama novelesco, jajajajajajaja, pero es que uno se hace adicto a la tecnología, tanto que y por falta de interacción humana real, se vuelven sustitutos, en mi caso de novio, jajajajajaja.

Pero mugre iPhone pareciera, lo juro, que camina y es así como siempre termina en el piso, maldita sea, maldita, maldita sea, y es que a mí nunca se me ha caído, es el él que se tira, neta, cuando lo dejo cargando en el escritorio solo, es más, cada que lo dejo solo en el escritorio y cuando recibe mensajes empieza a caminar, es como si la maldita vibración de mensajes y notificaciones le diera vida propia que empieza a caminar por el escritorio hasta que sea cae, maldita sea, tan bien cuidado que lo tenía yo, hasta que le dio eso de ser suicida.

Ay con estos teléfonos inteligentes, que a veces no lo son tanto y que terminan haciéndose ellos mismos desperfectos y dañándose.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More