Odio esa almohada

0

Neta la odio, pero odiar es poco, es más, estoy empezando a planear un extraño y malévolo plan para desaparecer esa almohada de una vez por todas, simplemente desaparecerá y la gente se preguntará, ¿Qué fue de esa almohada?, habrá rumores que con el tiempo se conviertan en mitos, pero nadie sabrá que le paso a esa almohada, MUAJAJAJAJAJAJAJA.

MMMM, espera, mi perfecto plan para desaparecer esa almohada ya no es tan brillante, obvio, anduve de boca floja, publicando mis malignas intenciones para desaparecerla, mta, ahora no va a ser un pinche misterio, nooooo, acabo de hacer una confesión escrita en internet, BIEN, YESICA, MUY BIEN.

Notas Relacionadas

Se encogió mi ropa

Malinterpretando palabras

Nota mental: cuando hagas planes malévolos y secretos, no compartas los detalles en tu blog, POR FAVOR.

Nota mental 2: no olvidar las notas mentales.

Pero que se diga, que odio a esa almohada, nooooooooooo, no es para tanto, solo me cae muy, muy gorda, odiar es una palabra muy fuerte y negativa. Siendo honesta, no es la gran cosa, solo es una almohada, así que si le sucede algo malo a mi almohada, OBVIO NO FUI YO, obvio.

Bien, normalmente una persona normal, no se quejaría de su almohada, obvio, es una almohada, un objeto inerte de su cuarto y si no le gusta, pues total, la tira a la basura y si es una adquisición nueva que costo una cantidad significativa de dinero, pues le busca un nuevo hogar entre su familia, alguien que si pueda apreciar las características distintas de esta costosa almohada.

Sin embargo todos sabemos, principalmente yo, que yo no soy normal y yo no dejo pasar las cosas de forma normal, oh no señor, si me hago enemiga de alguien, incluso una almohada costosa, obviamente la voy exponer en internet, para que todos odien a esa almohada tanto como yo, que por cierto, aclaro, en la creación de este post ninguna almohada fue destruida, en la actualidad dicha almohada se encuentra en un hogar cariñoso, en una cama cómoda y confortable que la llena de amor, alegría y calor, es decir, esa almohada ahora es abrazada por mi papá, quien adora las almohadas y la acaba de añadir a su colección de 20 almohadas.

Seguro estas preguntando, y porque hablas del tema más bobo del planeta, pero esta historia tiene un gran trasfondo y es que gracias a esa almohada, sufrí toda la semana de un terrible dolor de cuello, al principio estaba segura que alguna burrada hice en mi sesión de gym, lo que había desencadenado que no me pudiera mover, porque cada que lo hacía sentía un horrible dolor en toda la parte superior del cuerpo.

¡Fue el gym!

Pasaban los días y me seguía doliendo mucho el cuello, fue entonces que empecé a sospechar de esa almohada, una que compre el fin de semana en una expo, una almohada que costo como $500.00 pesos mexicanos y con descuento del 40%, esas almohadas súper grandes, firmes que uno encuentra en los hoteles, además, esa almohada no era cualquier almohada, no, era la versión LUXURY.

Que aclaro, no soy de comprar almohadas a ese costo, ya tengo dos que me funcionan súper bien, mis dos lindas almohadas que cada una tuvieron un costo razonable de 50 pesitos en el Wall-Mart, esas almohadas ricas, suavecitas que yo babeo todas las noches en su funda.

Ah, mis almohadas favoritas, que no costaron mucho y salieron increíblemente buenas.

Pero ese día, en esa expo, iba con mis papás, que adoran las expos de casa, decoración y jardín, de verdad aman asistir a esas cosas, total, ahí estaba yo con ellos, cuando se acercaron a comprar almohadas, impresionados por todas sus características, mi papá compro una para él y otra para mi hermano, OBVIO, yo reclame:

“Y yo”

Ya soy una adulta mayor, pero si mis papás le compran algo a mi hermano y a mí no, obvio voy a reclamar “y yo”, jajajajajajaja, sin importar que tenga 50.
Así que me compraron mi almohada, un regalo, pero resulta que dos días después termine diciéndoles, miren esta almohada necesita un nuevo hogar.

Curioso, pero a veces no necesitas comprar las cosas más caras para disfrutarlas, nada se compara con mis dos almohaditas maravillosas, perfectas, delgaditas y suavecitas.

DSC_1061

DSC_1060

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More