Fitness y Gym´s Odio el yoga

Odio el yoga

-

En los últimos años la práctica del yoga ha cobrado una importancia nunca antes vista, y niños, adolescentes, grandes y viejitos, todos por igual corren o caminan, de acuerdo al paso de cada quien, para ir a practicar yoga.

Aunque bueno, yoga puedes hacer en cualquier lado, incluso en tu casa y con vídeos en tu DVD, ejercicios de YouTube o alguno de los muchos programas sobre yoga que hay en la tele, pueden ayudarte. Ahora el yoga es tan popular que en cualquier lado puedes empezar, y los aditamentos para su práctica son muy fáciles de conseguir desde el tapete, ropa, el cajón y es más hasta calcetines de yoga hay, que te dan tracción y evitan que te quites los calcetines si no quieres andar descalzo en un lugar extraño.

Que por cierto, no tengo idea para que sean los cajoncitos de madera o fomi que se usan en esta práctica; de hecho cuando llegas a un salón de yoga por primera vez, hay tantas cosas nuevas que no tienes idea para que sirvan, inclusive hasta cobijas usan, todo eso en un ambiente extra hippie con olor a sándalo, estatuas de Shiva, música extraña y todo aquello relativo a ese mundo sano.

Ah y debo advertirte que si nunca has ido a tomar yoga, prepárate a vivir una experiencia bizarra en un nivel increíble y te lo dice alguien que se la vive en el gym, tengo 10 años haciendo ejercicio en estos lugares y cada que surge algo nuevo como los kettlebell, gimnasia en plan circo, electro estimulación y todas esas cosas las he probado. Algunas me han parecido difíciles pero lo intento y siempre me divierto, siempre de los siempre excepto cuando se habla de yoga, odio el yoga, una actividad que lejos de relájame me estresa más y me hizo concluir siempre de los siempre que odio el yoga en niveles épicos. Realmente es algo asombroso, el desagrado que me genero mi primera clase oficial.

Confieso que si funciono, además de estrenarme, la clase recuperativa que tome para la espalda alivio mucho el dolor que sentía en la espalda baja, pero por otro lado me estreso en un nivel insano.

¿Por qué?, creo que la respuesta es odio el yoga.

MMMMMM, bien, para empezar los otros practicantes de yoga no son nada amigables y jóvenes veinteañeros y viejitas sesentonas, todos me veían con cara de “que tarada eres nena” eso o me hacían gestos de “no te pienso ayudar”, cada que estaba a punto de abrir la boca para pedir ayuda o que me explicaran algo.

Parecerá que es obvio ir a yoga y estirarte, pero para nada, tiene un nivel de complejidad muy alto y nadie se quiere tomar el tiempo de explicarte que está pasando, como te tienes que acomodar o algo tan simple como el uso del cinturón que te dan, los cajones o incluso los cojines.

Todos en la clase tienen prisa y cero intereses por ayudarte, desde los alumnos hasta la instructora. Eso hace muy frustrante ir a tomar yoga, además si vas a una clase para lesiones de la espalda, como que la instructora debería considerar tus dolencias para cada ejercicio, después de todo nadie conoce tu cuerpo mejor que tú.
Basándonos en ese principio el instructor de yoga debería escuchar tus quejas hacia una postura en vez de únicamente decirte “relájate” y no me quites el tiempo.

Y seguro pensaras que le tengo mala leche al yoga, que no lo creo, y repito, como asidua usuaria de gimnasio sé que la cortesía para los nuevos además de la paciencia es algo polite que debes hacer, digo, si ves que alguien se va a matar con un aparato, pues lo ayudas, ahhhhh, pero cuando se habla de yoga, es yoga, que te puede pasar, así que no me estés chingando que no te pienso ayudar.

Creo que lo que más me estreso fue la actitud de la instructora, muy grosera, muy pedante, muy déspota cada que le pedía ayuda u orientación me regañaba, me decía que no la molestará y que hiciera lo que me pedía, el problema es que no sabía cómo hacerlo, por eso preguntaba.

Odio el yoga, no me relaja, aunque en un análisis posterior, creo que nadie debería ir a Green Yoga Polanco, el ambiente es bastante nefasto, la gente es grosera comenzando por la instructora. Supongo que así son las personas en Polanco.

Pero esa no es mi primera mala experiencia con el yoga, y cada que tomaba esas clases en mi gym, también el instructor es bastante neurótico, regaña por todo y no le preocupaba para nada mi capacidad o facilidad para estirarme en plan yoga.

OHHHHHHH como odio el yoga, y si un tiempo pensaba que era para viejitas, ahora sé que es para locos extremistas que solo buscan la pose, y no la postura.
Aunque bueno, tal vez haya quien si disfrute el yoga y lo haga por la filosofía.

Previous articleConcéntrate
Next articleOdio hablar por teléfono
Yeshttps://elblogdeyes.com
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

2 COMMENTS

  1. Todo lo que he leído en internet es positivo con respecto al yoga, además de leerlo y escucharlo por TODOS LADOS, como si fuera la segunda venida de cristo o la llegada del crossfit para vagos. Fui con mi novio a una clase y la odié. El instructor fue amigable pero eso es lo único positivo que puedo decir.

    La clase fue tan acelerada que no pude parar un segundo a sonarme la nariz (tengo rinitis alérgica), no sabía como hacer prácticamente nada y no terminaba de hacer una postura ya había que cambiar a otra.
    No tuve momento de hablar ni de preguntarle nada a nadie.
    Se nos preguntó al inicio de la clase sobre si teníamos lesiones (yo me disloqué una vértebra cervical cuando era niña y mi novio se dislocó el hombro de adolescente) pero hicimos los ejercicios igual que todos los demás, nunca tomando en cuenta el instructor nuestras situaciones particulares.
    El resultado fue quedar muy adoloridos al día siguiente y no en el buen sentido de un ejercicio bien hecho, sino de haber realizado movimientos incorrectos. Quedé tensa y dolorida de cuello y hombros, y mi novio casi se le sale el hombro lesionado en plena clase.

    No entendimos el amor que le tienen varios conocidos y familiares, que lo ven casi como una religión y van a las clases con emoción.

    Un desastre, no queremos volver nunca más.

    PD: Él hace gimnasio 5 veces por semana y yo hago pilates 2 veces por semana, así que algo en forma estamos.

  2. odio mucho mucho el yoga. me siento inadecuada, me estresa que me digan como respirar, hasta dónde estirar mis dedos del pie. he hecho como 7 clases (en 2 años más o menos), jamás he podido enganchar, independiente del instructor. y sí, lo más odioso es ver cómo otros hacen todo a la primera, y yo aun no sé cuál pie había que dejar plano y cuál brazo. y todo el rato respirando “bien” que jamás lo puedo sentir natural. lo odio mucho, en serio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias

Un nuevo sabor se cocina en El Gourmet: los ingredientes coreanos con Lis Ra

La chef Lis Ra debuta en El Gourmet con “Cocina Asiática” una nueva miniserie que explora los...

Los Looney Tunes estrenan tienda oficial en Amazon

Todos los personajes de los Looney Tunes, la divertida e icónica serie animada están disponibles en Amazon.com.mx/looneytunes....

Qué hago si me contesta ok en el mensaje

Si te pasa seguido que mandas un mensaje y solo contesta ok, hoy te doy las mejores...

Netflix revive Misterios Sin Resolver – Unsolved Mysteries

Durante poco más de dos décadas, Misterios Sin Resolver, fue uno de los programas de televisión más...

¿Qué es el amor?

Muchos años de mi vida los he dedicado para encontrar la respuesta a la eterna pregunta ¿Qué...

Los hombres ligan rápido

Que alguien me explique porque ellos la tienen más fácil para encontrar ligue, pareja o romance, en...

No te pierdas...Buenísimo
Recomendados para ti!