Nunca digas que eres pobre

1

Dicen por ahí, las personas que creen en la metafísica y el poder de la mente, que el decir algo es decretarlo. Según ellos, el poder de una idea, el poder de las palabras, son tan fuertes que al decirlo, creerlo, pensarlo o al pronunciarlo esas palabras las convertimos en una realidad, así que si dices que eres pobre, pues eventualmente terminarás siendo pobre. Así que si lo decías en plan de queja, un día lo harás una realidad.

Bien, yo en mi adolescencia fui hippy new age y tenía muchos conocimientos de ese tipo, sobre el poder la mente y su práctica útil, hasta que un buen día madure, ah no, no es cierto.
Pero un buen día deje de creer en eso, y no porque creyera que ese tipo de conocimiento holístico fuera inmaduro; deje de creer cuando me canse de desear, de pensar positivo. Fue en ese momento en el que descubrí que los pensamientos positivos no hacen nada para cambiar una realidad y entonces simplemente deje de creer en todo eso y me enfoque en conseguir acciones, en vez de decretar, en vez de solo albergar pensamientos positivos y atraer buena vibra, me decidí a actuar.

Notas Relacionadas

Y a qué viene todo este cuento aburrido y aparentemente innecesario sobre mi vida, pues bien, en el momento en el que deje de creer en el poder del pensamiento y la metafísica que atrae eso que vibramos, en ese momento me permití albergar malos pensamientos, ideas negativas y obsesivas que me hacían actuar.

Si bien no es lo ideal, todas esas ideas llamémoslas ‘negativas’, fueron esas cosas las que me hicieron actuar, esas ideas de las cosas que no me gustaban de mí, me pusieron en acción.

Ah, por cierto creo que vale aclarar la índole de mis pensamientos negativos y malas ideas; para nada eran cosas que me hicieran hacer mal o albergarán en mi malos sentimientos como odio, envidias o cosas “mal vibrosas” contra los demás. Digo, solo deje de creer en el poder de una idea, pero eso no me convirtió en una mala persona, bueno, eso creo.

Mis malas ideas, mis malos pensamientos eran y son:
-que gorda estas
-soy pobre
-no voy a poder
-solo soy yo
-no me tocaba

Cosas de ese tipo y actitudes en ese son, esas cosas son las que yo me permití pensar y decir en voz alta. Y si bien siempre me andan regañando los demás, primero porque pobre no soy y segundo porque dicen que lo estoy decretando; en mi caso esas expresiones son las que me recuerdan ser humilde, recordar que no soy perfecta y que si quiero lograr algo en esta vida, me tendré que esforzar el triple porque soy gorda, soy pobre y no puedo hacerlo. Entonces me pongo en plan obsesivo compulsivo para dejar de ser gorda, pobre y hacer eso que no puedo hacer.

Supongo que desde un punto de vista desde afuera, esa mentalidad suena pésima, de alguien que está deprimido o hasta la mentalidad de un pobre perdedor; pero eso pasaría si esas frases me limitarán, sin embargo esas ideas me impulsan de manera obsesiva para dejar de ser eso negativo que no me gusta. No creo que con mis pensamientos o diciendo eso, lo haga una realidad, al contrario, el estar cerca de esa realidad, me hace entrar en pánico y escalar muros y montañas para lograr algo en la vida.

Creo que hay mucha gente positiva que se la vive decretando cosas positivas, tal vez les vaya bien, pero es un hecho que muchas personas que solo piensan en cosas positivas, decretan riquezas y abundancias, se quedan pasivamente esperando a que las cosas lleguen, y bueno, NADA LLEGA SOLO, y como dicen por ahí del cielo solo cae lluvia.

Cuando una idea te atormenta y te sumerge, pues obvio no necesitas decretar nada, esa idea te va a hacer actuar en forma congruente; pero cuando una idea o percepción de lo que es tu vida no te gusta y te angustia harás lo que este en tus manos para superar eso que te molesta.

Supongo que esa es la lógica por la cual a veces las cosas que digo parecen muy negativas, pero creo que soy tan realista que a veces no puedo dejar de decir esas cosas que parecen negativas pero son reales.

Sin embargo ahora es más enfático eso de nunca decir que eres pobre.

Nunca digas que eres pobre
Primero porque dicen que decirlo atraerá a la pobreza y segundo porque a menos que seas pobre en verdad, te ves muy mal diciéndolo.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More