spot_img

Nuevas colaboraciones

Y por fin llego el día en el que los demás quieren que yo colabore con ellos y no yo rogando que alguien me dé la oportunidad de escribir en sus importantes revistas, subordinándome a todo eso que tengo que hacer para ser yo la que tiene el gran gusto y honor de trabajar con alguien más.
Es como cuando andas pretendiendo a alguien, cuando eres tú la parte que está más emocionada/interesada/enamorada, eres tú quien termina haciendo todo, ya sabes, mandando mensajitos tiernos, los buenos días, llamándole a cada rato para saludar, invitando a esa persona a salir; no solo para quedar bien, sino porque de verdad necesitas hacer eso, es parte del proceso de hacer que esa persona sepa que quieres estar “colaborando” en su vida.

Como cuando quería entrar a Chilango a escribir, aquella vez mande un artículo el cual genero inmediatamente una respuesta, ME ACEPTARON, pero me aceptaron como becaria. Incluso en ese tiempo, pensaba que yo no podía ser becaria, así que agradecí y seguí buscando participaciones.
Por cierto, ahora que lo pienso, que chido, a la primera carta que mande a Chilango me aceptaron y me dieron entrevista con Mariana Camacho, la editora de dicha importante publicación; creo que debo decir con gusto que mi pedigrí en revistas de entretenimiento ya trae abolengo y no cualquiera puede tener mis credenciales, menos un blogger formado en la práctica.

Supongo que cuando tú eres la parte interesada, tú eres quien hace toda la chamba. Cuando tú quieres estar participando en algo o con alguien, eres tú quien hace todo, pero no solo eso, además eres tú quien acepta los términos y condiciones de la relación impuesta por la otra persona, empresa o proyecto.

Aquí podemos reírnos, jajajajajajajaja, cuando eres tú queriendo entrar a un trabajo, pues no te pones exigente y terminas haciendo cualquier cosa que te pidan, es más, si te dicen tienes que ir por las tortas y el café, pues bueno, tú vas por las tortas y el café, sin importar que seas un súper CEO o la experiencia que tengas, cuando realmente te interesa formar parte de un proyecto, pues te subordinas y haces lo que tengas que hacer.

Como cuando yo empezaba mi carrera de escritora/blogger, hace 5 años era yo tocando todas las puertas posibles, esperando a que me dieran chance, esperando a que me dieran cabida y voz; que bien, las primeras revistas donde lo hice tuve mucha fortuna y mucha libertad, pero conocí algunos editores que hacían cortocircuito conmigo, mis maneras, mis ideas o las formas en las que yo me daba a conocer. En esos tiempos eran mis editores regañándome y tratando de obligarme a mí a apegarme a hacer las cosas como ellos querían, pero ahora es diferente, ahora soy yo quien pone las reglas del juego sobre cómo, cuándo y dónde participo.

Aquellos días en los que mandaba cartas para pedir chance de que me dejarán entrar a escribir, participar o colaborar están en el pasado, ahora sitios con mucho tráfico me requieren a mí, y soy yo quien pone las condiciones de trabajo. No como cuando empezaba en mis primeras revistas, que vaya, como se enojaba el director editorial cuando salía con mis locuras o ponía ligas a mis redes sociales o blog, pero ahora con el perfil que tengo, más bien no ponen peros o condiciones a mis peticiones.

Ahora soy yo quien se da el lujo de decir sí o no.

es la moda y yes

Yeshttps://elblogdeyes.com
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

More from author

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Related posts

Advertisment

Latest posts

Estoy obsesionado con alguien

Pero obsesionado es poco, estoy en ese nivel gris del limbo, en el que me la vivo pensando en esa persona, me la vivo...

Las cosas que hacemos

Hoy por la mañana, muy temprano, mientras iba caminando por la estrecha calle que conduce a mi casa, mientras todos iban apurados al trabajo,...

Comparaciones

Nada más horrible en este mundo que una comparación, neta, cuando eso pasa es como para que te retuerzas en tu miseria, dolor y...
Apuestas Colombia