No seas tan demandante con las personas

0

A todos aquellos neuróticos compulsivos que siempre quieran que las cosas sean a su manera y en sus tiempos, o sea, chilangos neuróticos y añadidos; el consejo del día es entrar en modo hippie buena vibra, modo relax on.

Ya saben, la vida no debería ser tan complicada como muchos la hacemos, cuando demandamos ciertos términos en todas nuestras relaciones. Deberíamos dejar que las cosas fluyan con su cauce y a su ritmo, sin ser tan demandante, ahora lo raro es que cuando te das cuenta que eres muy demandante con las personas, te estresa saber que les exiges mucho y eso te hace comportarte más raro, encima de demandante. Tal vez la clave para dejar de serlo está en concentrarte en hoy, en tus relaciones viviéndolas hoy y corrigiéndolas en vez de enfocarte en el pasado.

Notas Relacionadas

Me pregunto, ¿Qué nos pasa?, acaso eso de ser tan demandante es una exigencia crónica relativa a vivir en la ciudad; de tal manera que todos nuestros defectos se incrementan con el smog, haciendo que todas nuestras manías nos dominen y dejemos de pedir para exigir todo aquello que pretendemos, ¿acaso es eso?, mmmmmm, eso es interesante o tal vez, solo tal vez, hay personas que se cansaron de esperar a que las cosas pasen y las hacen pasar.

Bien, creo que todo este dilema es muy interesante, para analizar que se debe hacer; si ser pasivo en plan hippie y esperar a que las cosas sucedan, o ser un neurótico compulsivo que hace que las cosas pasen, sin esperarlo y demandándolo.

¿Cuál será la clave para ser feliz?
Igual y la respuesta está en encontrar un equilibrio entre ser pasivo y ser activo, entre no hacer nada y hacer que pase, pero encontrar ese punto medio entre no hacer y hacer, es tan difícil como intentar no ser tan demandante con las personas.

No seas tan demandante

A ver, repite conmigo no seas tan demandante, anda dilo como si en verdad lo creyeras y te estuvieras regañando por ser tan exigente en tus relaciones enteras, con tus amigos, con tu ligue, con la familia y en el trabajo. Aunque bueno, tal vez tener una personalidad demandante y exigente en el de trabajo no sea tan malo hablando de los resultados, pero definitivamente esas personas exigentes y demandantes son tan difíciles que nadie quiere tratar con ellas; ahora viene lo raro, si todos sabemos lo molestas que pueden ser esas personas, porque a veces te das el lujo de ser tú esa persona.

Y hablo por todos, tú, yo, ellos, nosotros y cualquier tiempo. A veces sin darnos cuenta terminamos en ese lugar, siendo esa persona necesitada de atención que demanda cada minuto del tiempo atención, cariño, detalles, palabras buena onda, mucha buena vibra, en fin, a veces sin darnos cuenta exigimos lo mejor de los demás sin dar nada a cambio y lo peor, es que exigimos inmediatamente todo eso. Y de verdad, no pasa a todos, claro, unos más que otros requieren atención y ser prácticamente el centro de todas las conversaciones; sin darnos cuenta nuestro ego y la necesidad actual de cariño, nos convierte en el monstruo de los ojos verdes que devora atención de manera incansable.

Por eso es muy importante recordarte siempre en voz alta: no seas demandante, en un sentido básico, no exijas cariño o atención, que si bien en un corto plazo recibes todo eso que ordeñas y demandas; el cariño, la amista y el amor, nunca se exigen y en eso también aplica el respeto y la compañía.

Si quieres amistades y relaciones largas y duraderas no deberías exigir nada, no deberías exigir atención, no deberías exigir tiempo, en realidad no debes exigir nada y más bien dar todo lo que tienes para que de esa manera regresa todo aquello que tu das, sin esperar nada a cambio. Eso si

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More