No me gustan las conversaciones estúpidas

4

Una cosa es pensar estupideces y otra muy diferente hacer participes a los demás. 

A pesar de lo que se diga, de que mis conversaciones son estúpidas, no lo creo así. En verdad, serán absurdas, irrelevantes, ilógicas, paradójicas, estúpidas pero nunca aburridas.

No me gusta ser participe, ni escuchar conversaciones triviales o estúpidas sobre el clima, la novela de las 6, las dietas de las estrellas, el chisme de porque Fulanita trono con Merenganito me dan jaqueca.
En verdad, he desarrollado una serie de estratagemas eficaces para evitar caer, escuchar o participar en una conversación idiota.

Donde quedaron los temas interesantes, o por lo menos divertidos.
Que le paso a la gente que le gusta ser abierta y polémica para ingresar en terrenos desconocidos de la mente.
Ya no, se charla de buenos libros, películas relevantes, exposiciones de arte, documentales. Lo de ahora es hablar en cual restaurante se come mejor, el antro más prendido, que aquella vieja esta rebuena o cual chupe te embrutece más.

Y esto pasa en cualquier lugar, con hombres o mujeres y ya no importa el nivel socio económico. Ahora se puede escuchar a Lupita reírse a carcajadas sobre cualquier estupidez, de verdad como me molesta esto y lo peor es que se ríe estereofónicamente con un amplificador para que todo el lugar se de cuenta de que ella está ahí PATETICO.

Las soluciones creativas que me he inventado para esto, son obvias pero hay que saberlas aplicar, una de ellas es que te compres un iPod en realidad cualquier reproductor de MP3 sirve bien y súbele hasta que te quedes sordo y ningún resquicio de sonido entre a tus oídos, solo tú y buena música.
Otra opción es hacer cara de mamila pocos amigos para que la gente evite molestarte con sus impertinencias diarias, o cuando algún tarado quiera introducirte a una irrelevante platica sobre cualquier bobada lanza a la mesa un asunto polito denso o situación polémica “que seguro van a desconocer” para que ya nunca más lo vuelvan a intentar.

Es difícil, pero no imposible. Evitemos a la gente simple que no tienen nada que decir.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More