Notas Random

No hay nada peor que un cajero incompetente

¿Quién no ha experimentado la frustración de encontrarse con un cajero incompetente en el supermercado? Esa persona que parece no tener ni idea de cómo funciona una caja registradora y que hace que el proceso de pago sea una auténtica odisea. No hay nada peor que tener prisa y encontrarte con alguien que no sabe ni sumar dos más dos.

La lentitud es su mayor virtud

Un cajero incompetente se caracteriza por su extrema lentitud. Parece que cada movimiento que hace lo hace con una lentitud exasperante, como si estuviera en cámara lenta. Mientras tú estás ahí parado, con tu carrito lleno de productos, viendo cómo el reloj avanza sin piedad, el cajero se toma su tiempo para escanear cada artículo, contar el cambio y colocar las bolsas en el carrito. ¿Acaso no hay nada más importante que hacer que estar detrás de un mostrador?

La incapacidad de manejar el dinero

Otra de las características de un cajero incompetente es su completa incapacidad para manejar el dinero. Puede que se equivoque al darte el cambio, que no sepa cómo abrir la caja registradora o que simplemente no sepa contar. Es como si el dinero le diera miedo y prefiriera no tener que lidiar con él. ¿Acaso no es esa su principal función como cajero?

La falta de empatía

Pero lo que realmente hace que un cajero incompetente sea insoportable es su falta de empatía. Parece que no le importa en absoluto que estés esperando en la fila, que tengas prisa o que simplemente quieras terminar de hacer la compra lo antes posible. Para él, el tiempo no es un problema y tú eres solo un estorbo en su camino. ¿Acaso no hay nada peor que tratar con alguien así?

La impotencia del cliente

Y lo peor de todo es que como cliente no puedes hacer nada para remediar la situación. No puedes pedir que te cambien de cajero o que aceleren el proceso, simplemente tienes que resignarte y esperar pacientemente a que el cajero incompetente termine de hacer su trabajo. Es una sensación de impotencia que te hace desear no tener que volver a ese supermercado nunca más. ¿Acaso no hay nada peor que sentirte completamente indefenso ante la incompetencia de alguien más?

No hay nada peor que un cajero incompetente. Su lentitud, su incapacidad para manejar el dinero, su falta de empatía y la impotencia del cliente hacen que la experiencia de hacer la compra se convierta en un auténtico infierno. Así que la próxima vez que te encuentres con uno de ellos, respira hondo, cuenta hasta diez y recuerda que al menos tendrás una buena anécdota que contar. ¡Ah, la magia de la incompetencia!

author avatar
Yes
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

Yes

Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com