Necesito guaruras

Y por guaruras me refiero a un bodyguard estilo Kevin Costner en el guardaespaldas, mmmmm, no mejor no, que sea estilo Ryan Gosling, de preferencia.

Protección para esta mega estrella del internet por favor, cuyos fans ya se desbordan de alegría cada que me ven, encausando esa energía de forma algo extrañamente física y agresiva. Ok, ya sé que muchos de ustedes piensan que carezco de modestia o humildad, y bueno, sé que a veces frases como las que comienza esta oración no me ayudan, pero sé que en el fondo soy modesta, yo lo sé, solo es cuestión de tratar y llevar esa modestia a la superficie.

En fin, ¿que decía? Ah sí, que soy modesta, no, no es cierto yo hablaba sobre la protección o más bien los límites que deberían existir cuando conoces a una persona, sin importar que sea una súper estrella o una bloguera medio conocida; la verdad, yo no me considero ni siquiera famosa, eso es algo que si les puedo asegurar, pero últimamente me ha pasado algo extraño, si bien siempre lo he dicho hasta al cansancio, estoy muy agradecida por el cariño de mis fans, su apoyo y que sigan minuto a minuto mis ideas, mis pensamientos, mis actividades, de verdad lo aprecio, pero a veces todo ese entusiasmo puede llegar a asustar si se encauza de forma extraña.

Y es que el otro día que me encontré con un fan, el cual se puso realmente contento por verme y no logro controlar su emoción de la manera adecuada; yo comprendo que cuando estas con alguien que admiras y aprecias puedes volverte como decirlo, mmmm, un poco loco.
De hecho, me acuerdo cuando empezaba mi vida como reportera y me toco entrevistar a una personalidad de la televisión que me gustaba mucho, la cual omitiré su nombre, una personalidad a la cual seguía desde hacía mucho tiempo; y un buen día tuve la oportunidad de realizar una entrevista en su casa en un tono muy informal y agradable, pero eventualmente me traiciono mi subconsciente de loca y después de una aparatosa caída y frente a muchas personas yo abrase de forma inapropiada a este famoso, como si fuera si novia, y es a la fecha que me puedo reír del incidente; antes me acordaba y me sentía muy mal por la falta de profesionalismo de mi parte y haberme evidenciado de esa manera, pero cuando estas frente a una celebridad que te gusta, respetas o estimas, te comportas de manera extraña y expresa ese entusiasmo de formas muy extrañas.

Está bien, realmente me gusta y me siento muy halagada de que las personas se emocionen a esos grados con solo verme, pero algo que me resultó alarmante, fue cuando el tono de una conversación que no le gusto a mi fan, paso de ser agradable a amenazador, en dónde, creo que de broma, espero que haya sido broma, me tomo del cuello con su mano estando de frente a mí, realmente para mí fue una situación sumamente incomoda y debo admitir molesta, porque además de invadir mi espacio personal, me sentí altamente agredida, creo que fue una broma o tal vez un exceso de confianza, pero realmente me asusto y me puso mucho a pensar sobre la cercanía que uno debe tener con las personas, si bien, todos los famosos andan con protección para evitar que alguien dirija su emoción de manera peligrosa, yo soy bien pobre, así que porfis, porfis, porfis no se pongan intensos cuando me demuestren su cariño.

Salir de la versión móvil