Redes Sociales

Mi mayor miedo: convertirme en meme

¡Ay, qué miedo! Mi mayor temor en estos tiempos modernos no es ser atacado por un monstruo debajo de mi cama, ni siquiera tener una relación tóxica o quedarme sin dinero a media quincena, ¡no!, mi mayor temor en la actualidad es convertirme en meme de internet. Sí, así como lo lees, ese terrorífico destino de ser la comidilla de las redes sociales, de ser la risa de miles de personas sin mi consentimiento, es mi nueva fobia.

Antes, mi mayor preocupación era convertirme en el siguiente video viral de las redes sociales. Pero, el día de ayer, cuando salí de casa en mis peores galas, con shorts, calcetines y chanclas y unos morrillos me grabaron (o me tomaron fotos, no supe bien), llegó mi nuevo mayor miedo: ser el próximo meme de internet. ¡Dios mío, qué vergüenza! ¿Cómo es posible que mi desastroso look pueda convertirme en meme?

La simple idea de que mi rostro, mis gestos, mis acciones más ridículas, mi pésimo sentido de la moda, se conviertan en el blanco de las burlas de desconocidos en la red, realmente me da pavor, así que, con la experiencia aprendida ayer, y dada la facilidad que tienen muchas personas para grabar o fotografías a los demás en momentos vergonzosos sin su consentimiento, para burlarse de ellos y convertirlos en memes, me hará pensar dos veces antes de volver a salir fodonga a la calle.

Anteriormente, solo eran tus amigos o tus familiares quienes podían tomarte una foto vergonzosa para compartirla con tus círculos cercanos, pero ahora, con la viralidad de los memes, cualquier extraño puede convertirte en el hazmerreír de la web. ¡Qué susto!, no sé tú, pero yo no quiero ser recordada por un momento tonto, una frase fuera de contexto o una situación embarazosa. ¡Por favor, que mi vida no se convierta en un meme!

La moraleja

En estos tiempos en los que la privacidad es un bien escaso y la exposición en las redes sociales es moneda corriente, el miedo a convertirse en meme se ha convertido en una pesadilla recurrente para muchos, además cada vez es más común ver cómo se vulneran los derechos de las personas al tomarles fotos o videos sin su consentimiento. Es por ello que es fundamental reflexionar sobre la importancia de respetar la privacidad de los demás y no invadir su espacio personal de esta manera.

Respetar la privacidad de las personas es un principio básico de convivencia en sociedad. Todos tenemos derecho a decidir quién puede acceder a nuestra imagen y a nuestra información personal. Al tomar fotos o videos de alguien sin su permiso, se está violando este derecho fundamental y se está faltando al respeto hacia esa persona. Además, es importante tener en cuenta que una vez que una imagen o un video se comparte en internet, pierde todo control sobre su difusión. Esto puede tener consecuencias negativas para la persona afectada, ya sea en su vida personal o profesional. Por lo tanto, es crucial pensar en las implicaciones que puede tener el hecho de tomar fotos o videos sin el consentimiento de la persona retratada.

En fin, espero que mi mayor miedo no se convierta en realidad y que mi desafortunado encuentro con esos morritos, no termine en un meme que me persiga por el resto de mis días. ¡Por favor, internet, ten piedad de mí! Y a ti, querido lector, te invito a reflexionar sobre tus propios miedos en esta era digital, ¿cuál es tu mayor temor?

author avatar
Yes
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

Yes

Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com