Membresías

7


Ok hagamos un experimento, ya saben, de los que suelo hacer solo por divertirnos un rato.
Pues qué más podemos hacer un domingo a media tarde cuando estamos en casa con cosas que hacer en la computadora, de que otra forma tan productiva como esta podrías perder 30 minutos pasablemente, no creo que exista otra mejor forma que estar menseando en internet conmigo, plus de forma interactiva.

Así que por favor saca junto conmigo tu cartera para revisarla, esta vez no contaremos el dinero o miraremos las míticas credenciales que están empolvándose en ella, cuando éramos más feos, en mi caso así es, o los papelitos que por alguna tonta razón conservamos, como si fueran testigos de algo, nooooo. No queremos ver papelitos, tickets, fotos, recuerdos, pelusas, tarjetas de crédito. Lo que vamos a ver son las membresías de los sitios a los cuales estamos afiliados.

Notas Relacionadas

Desconectándose del trabajo

Rebelde sin causa

Ni idea que día es

Veamos, por qué tenemos que afiliarnos a las cosas, qué sentido tiene, qué uno no puede simplemente presentarse en la entrada y pasar, bueno seguro si pasará eso tendríamos que pagar más que cuando somos recurrentes y por lo cual estamos afiliados, oh, por eso se inventaron las membresías, ya veo para tener acceso a los lugares que tanto nos gustan y a los cuales tenemos cierta preferencia, oh, para obtener los grandísimos e importantes beneficios.

Viéndolo así excelente idea la de tener tarjetas que nos den beneficios tangibles y derechos en lugares que nos gustan, es más, hasta los que no nos gustan como el médico, pero si uno ahorra algo, obtiene beneficios o te dan gratis algo, bienvenido sea lo que sea.

Ash la única membresía que me falta es la de mi gym, pero pues como te registras en la entrada y te conoce la recepcionista, no es obligatoria la identificación. Además no dan como muchos beneficios, solo el uso de las instalaciones y que te maltraten los instructores, en realidad maltratan a tu cuerpo, porque si tratan bien a las personas, mmmm, ellos te tratan mal desde el punto de vista que te gritan para que des tu máximo esfuerzo, mmmm, olvídalo creo que entendiste.

Bien regresemos a las membresías, las mías, oh tengo la de la internacional casa de los Pancakes osease IHOP que dice que soy cliente distinguido, sí, la cual me otorga un 10% de descuento en consumo, pero para conseguirla me tomo muchísimo tiempo, tickets, consumo, dinero y tragar mil calorías diariamente durante muchos meses, para obtener un plástico que solo me ahorra un aproximado de 20 pesos en cada visita. Pensándolo bien ese 10% de descuento es ridículo y una burla, mmmmm, preferible pagar ese 10% más, realmente no vale la pena el esfuerzo.

Ja, tengo que confesar algo, jajajaja, la membresía de IHOP no la sufrí tanto, se me dio como un privilegio de prensa, pero para conseguirla hay que sudar la gota gorda y comer como puerco en dicho restaurante.

A ver aquí tengo mi recién caducada membresía medica que me daba 20% de descuento en consultas medicas de cualquier especialidad, vales para estudios médicos y descuentos en tiendas y restaurantes que iban desde el 5 al 15%, esta membresía si la use para visitar al nutriólogo que me ahorro $300.00 y me hice estudios médicos por un total de $1,200.00 cuando ella me costo $500.00, hagamos cálculos, si no hubiera tenido esa membresía no hubiera ido al nutriólogo que me sirvió PARA PURAS PAPAS en el gaste en consultas $2,500.00 + $1,000.00 en suplementos, lo que da un total de $3,500.00 – los $1,200.00 de los estudios, son, a ver, 5 x 5 son 25, le quito 15 quedan 10. Ay no se cuanto perdí, pero también termine perdiendo con mi tarjeta medica.

Ok, es el turno de mi tarjeta GNC, mmmm, con ella compro toda clase de cosas para la salud, la belleza y ser una amazona musculosa, así que todo lo que he gastado, no gastado no más bien INVERTIDO, es más bien, una suma de belleza, esta pasa y costo solo $200.00, es más, esta es la del año pasado la de este la perdió mi mamá y aún sin ella me siguen respetando mi descuento. Entonces sí, esta si vale la pena, vengase bella tarjeta caducada que simboliza mi perdida membresía gold.

Es el turno de mi membresía de Blockbuster, maldita sea, tú eres la forma más absurda en la que he gastado $80.00 y nunca lo olvidare, a pesar de que me hayan dado una membresía llavero y dos videos en dvd que nunca vi de NatGeo, hello, tengo cable con NatGeo para que quiero esos horribles videos que tratan de educarme, además está el internet, maldita sea 80 pesos a la basura. Chaaa, solo rente “Marvel vs no se qué 3” por petición de mi hermano que solo lo jugo 2 horas, mugre René.

Finalmente estas tu tarjeta club Cinepolis, tu también significas otros $54.00 pesos que tire a la basura impunemente, no sé como caí en tus redes y te compre, y si voy al cine con frecuencia, pero con la misma frecuencia te olvido en mi casa, y lo más extraño es que cada que voy al cine significan $500.00 en boleto, dulcería, golosinas, palomitas y comida, pero lo más extraño es que solo me bonifican como 15 puntos, que sirven para comprar un popote usado, mmmm, ¿qué? cuantas veces tengo que ir al cine para tener puntos en mi tarjeta Cinepolis, o cuanto tengo que gastar, pero saben que es lo peor, lo más inmundo de mi tarjeta club Cinepolis, que está a nombre de Juan Perez, cómo pudo suceder esto, yo creía que Juan Perez era el nombre genérico que se usaba para designar a los desconocidos, como termine siendo yo Juan Perez, sí, cuando por fin la uso tenía 5 puntos, más 10 de mi compra por un combo, unos nerds y mi entrada.
Lo genial es que la encargada de dulcería me dice “es tuya, dice que está a nombre de Juan Perez y tienes 5 puntos”, pero saben qué, ahí tengo el contrato.

Voy a ver dónde está.

Bien sí aquí esta. No lo abre leído, pero si lo tengo a la mano para ir a reclamar y solicitar que mi mugre tarjeta con 15 puntos tenga el nombre correcto: Yesica Flores.

Malditas membresías no hacen diferencia alguna, porque una no las uso, porque no las necesito o las olvido, porque cada que uno tiene que usar su membresía se quedo olvidada en casa, es acaso una maldición, además muchas veces el beneficio o descuento es de risa, como para intentar usarla, o si es cuestión de puntos para acumular algo que valga la pena tienes que gastar cantidades imbéciles de dinero, que finalmente lo gastas, pero es ridículo tener 5 puntos por $1,000 de compra.

En conclusión la forma más estúpida de perder dinero es sacar una membresía, bueno como en todo hay excepciones y mi membresía de GNC queda excluida de esta regla/conclusión.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More