No me gustan las críticas

3

Hay cosas que no nos entran ni con calzas y una de esas madres que no soportamos son las críticas; esas que nos hacen más grande y nos hacen mejorar, obvio, si las escuchamos y sabemos transformarlas de algo negativo a positivo.

Pero hacer eso no es nada fácil, digo, si por lo menos en la prepa, en las clases de física nos hubieran explicado eso de transformar lo negativo a positivo, tal vez en la etapa madura sería más fácil hacer eso. Lamentablemente en la escuela solo aprendimos y medio mal, como hacer una ecuación de segundo grado, pero como fue un conocimiento que nunca use, pues ya ni me acuerdo.

Notas Relacionadas

Así que bien por mí, que a la fecha todos los conocimientos que adquirí en la escuela han sido reemplazados por cosas inútiles de la vida cotidiana, ya sabes, cosas como mis series favoritas, letras de canciones y conocimiento trivial de esa índole. Tal vez por eso me sea más dificil apreciar una queja, por todas esas cosas triviales que cultivó.

Pero vaya que es endemoniadamente difícil entender una crítica y aplicarla; nada importa si es constructiva o destructiva, es decir, algo hecho o dicho solo para joder.
Una crítica es una crítica y como tal la tomamos, nos ponemos mal y nos enfadamos tratando de justificarnos y así sacudirnos esa crítica. Porque muy dentro de nosotros, ahí se queda clavada esa mala reseña que alguien dio de nuestra persona, para hacernos sufrir y pensar que todo lo hacemos mal.

Que por cierto, porque será eso, cuando alguien nos crítica entramos en modo “plan sufrido” y nos sentimos tan ofendidos y lastimados que a veces nuestro ego quisiera que nos echáramos a llorar como cuando éramos niños pequeños, indefensos, intranquilos y muy desdichados porque la opinión de alguien acerca de mí, o de ti, no fue favorable.

Me pregunto, porque es más fácil ofendernos con una crítica que aprender de ella y todos decimos:

No me gustan las críticas

Ese es un hecho innegable de la vida, no toleramos las críticas y no importa que hayan sido hechas en buena lid o lo que sea, las críticas hieren lo más profundo de nuestro ser, pero ¿por qué es así?

Acaso es nuestro ego roto y herido el que reacciona o simplemente somos tan individualistas y egocéntricos que pensar que hicimos algo mal nos afecta.

Y esto nos pasa a todos, claro, hay algunos que con el tiempo y una alta exposición a las críticas y la censura, llegan a aceptar las críticas de una forma más indulgente.
En este apartado me refiero a famosos que siempre son la mira de las críticas y por supuesto las personas que siempre la andan cagando, mmmm, y también las personas que piensan fuera del molde; al actuar diferente es muy fácil convertirse en el centro de las críticas y a pesar de que sean comunes, estas personas deben hacerse grandes corazas para evitar que esa exposición a las críticas los dañe.

Pero a todos nos pasa, a todos nos critican y son las críticas las que nos hacen mejorar, incluso las que son hechas solo para joder; pero para llegar a ese punto hay que ser muy maduro.

A nadie le gustan las críticas y menos cuando te dicen te voy a dar mi opinión, te voy a criticar pero es para que mejores.

Cuando eso pasa es como si te dijeran, te voy a patear en la ingle, pero es por tu bien, o como cuando el dentista te avisa que te va quitar la muela y te dice el momento exacto de este procedimiento con dolor; el ejemplo o punto de esto es que si alguien va a hacer algo que te duele mucho, pero es por tu bien, que no te avise y lo haga, que te dé su opinión sincera sobre cómo mejorar o que jale la bandita, solo que lo haga.

Así las críticas, cuando son directas y sin previo aviso, el factor sorpresa hace que sean más manejables. Sin embargo recibir una crítica es algo muy difícil de hacer.

Porque no me gustan las críticas

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More