Lograr lo imposible, esa es mi especialidad

0

Alguna vez has escuchado la frase “no puedes hacerlo”, típicamente yo era de esas personas, a las que todos, le decían “no puedes hacerlo”, “no lo vas a lograr”, “vamos, eres tú, para que lo intentas”, “así como eres te queremos”, ahora en retrospectiva puedo reírme de todas esas frases en las que me recordaban que no podía; porque en aquel tiempo, cada que alguien me decía que yo no podía, obvio, de entrada les hacía caso, fruncía el ceño y me resignaba, pero solo tenía que pasar el tiempo para que procesará eso, mis limitantes verdaderas con respecto a las limitantes que los demás querían imponerme.

Y no sé si era plan rebeldía, yo creo que sí, pero cada que alguien me decía no puedes, no debes, o no lo vas a hacer, algo en mi cerebro comienza a funcionar de una manera poderosa, igualito que en la película Wiplash, esa ideología que dice “no hay peores palabras que buen trabajo”; no sé porque, pero para mí el mayor aliciente o combustible que me hace trabajar, es la creencia de que no podré hacerlo, de que es algo imposible para mí. Cuando eso sucede, mi cerebro entra en modo “reto aceptado” la lograr lo imposible, esa es mi especialidad.

Cuando alguien me dice que no puedo, que no lo lograré, que no importa cuánto me esfuerce eso está lejos de mi alcance, entre más me lo dicen, más es mi necesidad de lograrlo, más es mi reto por demostrarle al mundo que si puedo obtener aquello que anhelo; tal vez no sea una carrera rápida, pero a paso lento pero seguro me acerco a esos imposibles que nadie cree que pueda lograr.

Solo tienen que decir que no puedo, para que mi cerebro reaccione y me diga, “sí, si puedes”; creo que desde hace mucho tiempo, deje de hacer cosas ordinarias para enfocarme únicamente en las cosas extraordinarias de la vida, aquellas cosas que valen la pena, que cuestan mucho trabajo, pero finalmente son muy reconfortantes. Hacer realidad algo imposible, lograr algo que nadie creía que podías hacer, esa es la cosa más reconfortante del mundo; tal vez por ello me hecho especialista en eso, en lograr lo imposible, es más, creo que últimamente me pongo a pensar en esas cosas imposibles trazando todo tipo de mapas locos para conquistar esas tareas. Ah, porque eso sí, entra más loco, estúpido, creativo, necio y esas cosas, entre más extraño sea mi plan, mejor y siempre involucra estrategias de mercadotecnia, publicidad, RP, un bonito dibujo y por supuesto todo comienza con:

“No puedes hacerlo Yesica”

Eso es lo único que necesito para lograr lo imposible.

Aunque siendo experta en imposibles y extraños sueños de éxito, fama y metas titánicas, creo que algo me está pasando, yo era la señorita que impulsaba los sueños de los demás, diciéndoles “sí, si puedes”, mmmmm, tal vez este aplicando la táctica equivocada y siempre debería decir lo opuesto; que últimamente hago eso, pero no por estrategia, sino porque a veces es difícil entender los planes, la estrategia y la forma en la que los demás piensan sus cosas.

Algo extraño me pasa, cuando las personas me cuentan sus planes, sus objetivos y cómo piensan lograrlos, en mi mente se calculan estadísticas de éxito, y normalmente si veo que el porcentaje de éxito es menor al 40%, invito a que las personas desistan, porque eso es un desperdicio de tiempos, recursos y esfuerzos. No sé porque, pero olvide que lograr imposibles, normalmente están en un porcentaje de éxito menor al 10% y lo único que hace que una persona logra aquello que busca, lograr lo imposible, no es un buen plan, sino una gran pasión.

Así que no permitas que nadie te diga que no puedes, ni siquiera yo y si eso pasa, haz todo lo que sea necesario para demostrarme a mí y al mundo, que tu también puedes lograr lo imposible, que también se ha hecho tu especialidad.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More