Lo viste y pensaste “es él” pero no era él, era alguien más

0

Aunque bueno, tal vez no era él y fuiste tú, digo, hay personas que de forma crónica tienden a alejar toda posibilidad de amor y romance, tal vez esa persona seas tú y no él y tal vez si era él, pero no eras tú el él o ella de él; confuso, pero puede pasar, y si pasa, solo te queda resignarte a morir solo/a miserablemente en tu miseria.

La clave de este tipo de estrategias forenses para hacer la autopsia de un romance muerto, es analizar esa evidencia, es tratar de ser lo más objetivos posibles y ver las heridas, ver las trayectorias de esas heridas y analizar cuál fue la herida fatal, así sabrás si fue él/ella o fuiste tú quien dio el tiro de gracia.

Tal vez a estas alturas sea algo banal hacer ese ejercicio, de esas cosas que solo te ponen mal, pero tal vez, solo tal vez, si descubres quien dio el tiro de gracia, tal vez te sientas mejor y te des cuenta que esa persona, no era la persona en cuestión y que la idea de que todos tenemos un alma gemela por ahí, perdida en el mundo, es cierta, y solo has tenido la mala suerte de no encontrarla, de esa manera por lo menos, te quedas con la esperanza de que él, él todavía anda perdido y tienes un chance, un chance mínimo de encontrarle, pero finalmente un chance.

Tal vez él, el él real, ponga más empeño en quitarte tus pendejadas, acabar con tus miedos y no resista tan fácilmente de los autosabotajes que tú puedas hacer, tal vez sí exista ese él o ella, y cuando llega su persistencia hará que te dejes de payasadas y destruya todas esas barreras que has construido a tu alrededor.

Cómo lo dice la canción Dust to Dust de The Civil Wars, tal vez cuando alguien pasa demasiado tiempo, construye tantos muros, asume tantas cicatrices y asume tanto errores, que se necesita encontrar a una persona, que pueda derrumbar esos muros.

Tarea como para superman si me permiten decirlo, tal vez haya que pedirle ayuda a superman, ¿tal vez?

Y si buscas un consejo, te voy a reciclar un consejo de mi padre, y es no te emociones con una persona, porque todos, hasta tú, terminan siendo como todos y eso que quiere decir, que todos tarde o temprano te van a lastimar; ahora, bajo la lógica de mi padre, es mejor no arriesgarse, a sufrir por un corazón roto, porque todos son buenos, hasta que dejan de serlo.

Pero yo seguía en mi tristeza, tratando de saber si me había auto saboteado una vez más, y yo era nuevamente más una cretina más de este planeta, o efectivamente me emocione antes de tiempo, de esas veces que:

Lo viste y pensaste “es él” pero no era él, era alguien más

Aunque ese es y será mi eterno debate y dilema, tratar de analizar si me equivoque o simplemente no era la persona correcta para mi, eso es lo que más puede cuando pasas por ese proceso, que muchos de los que me conocen dirán, y me lo dijeron “wey no ventiles tus tristezas”, pero si mi sufrimiento ayuda a alguien más, ayuda a que alguien más entienda esta situación o mejor aún, la cague, creo que mi sufrimiento no será del todo en vano. Además, muy terapéutico escribir sobre mal de amores, se salen de tu alma y si bien no dejan de doler, comienzas el proceso de curarte y seguro, pasarás unas semanas de la shit, pero ese es el proceso para curar un corazón roto, escribirlo, entenderlo y sufrirlo.

Bueno, así no son los pasos del proceso de duelo, pero cuando sufres de un corazón roto, tienes que buscar la mejor manera en la que puedas salir victorioso, y bueno, finalmente cada quien tiene su tiempo para procesarlo, tengas o no tengas la culpa, el resultado es el mismo, tristeza y un corazón roto.

Si efectivamente era él o era ella, mejor aférrate a la negación y repitete hasta que lo creas, lo viste y pensaste “es él” pero no era él, era alguien más, ya que una mentira mil veces repetida, termina convirtiéndose en tu realidad, en tu verdad.

Y cómo del amor y las relaciones yo no se ni papas, yo no se quien les dijo lo contrario, yo soy esa persona eternamente soltera que da consejos sobre cómo llevar relaciones, digo, no puedo tener una y ya ando ayudando a los demás.

Cosa rara, yo con mi nuevo dilema, con mi nueva tristeza de saber si la cague con “él” para siempre, o solo la cague con alguien más, recurrí a los consejos de amor de Ícaro,

Necesitaba que alguien me dijera de forma objetiva si realmente éramos compatibles en muchos niveles, si en realidad efectivamente era mi sol y mis estrellas y yo la cague abismalmente, con mis estúpidas incomodidades o simplemente estaba exagerando en una completa idealización que solo existía en mi mente.

Siempre tendré la duda de si fui yo y él efectivamente era él y ya me quedaré completamente en el limbo del cielo y el infierno, o será que yo fui el error de alguien más, y lo más interesante, habrá alguien más en el camino o mi condena será vivir eternamente siendo el error de alguien más.

Ahora también podría ser que yo sea la conexión cósmica con el amor y después de mi, mis ex parejas siempre encuentran el amor, no conmigo, sino después de mi.

Hagan sus apuestas gente, su quiniela, o por lo menos si alguien cree que puede con mis demonios, traumas mentales y está dispuesto a tomarme de la mano y guiarme al camino de la felicidad, por favor mandeme su email con su propuesta romántica, tal vez podamos ser felices juntos y mis ocurrencias, mis locuras, mis fallas, mis debilidades, todo eso que me hace genial y única, pero al mismo tiempo bastante detestable, tal vez, solo tal vez termine en una historia con un final medio feliz, alguna que otra pelea y discusión, claro seguida de salvaje sexo de reconciliación, tal vez suene a un plan genial de vida para alguien, y si es así, mande un email a yesica@shockvisual.net con el subjetc “podría ser yo” y explicando el porqué.

Solo una advertencia soy escritora, y los escritores somos algo pasionales, digo, tenemos una mente artística muy en contacto con nuestras emociones, pero de qué hablaba yo, mmmmmm, ya se me olvido.

Ah sí, a veces crees que has encontrado al amor de tu vida, pero el 99.9% de las veces no lo és y si te esta pasando en estos momentos, si te encuentras en esa tristeza de perder, te dejo la sabiduría de Ícaro, en una loca conversación que tuvimos, en la que algunas lágrimas, creo que mías, fueron derramadas, y no en plan dramático, sino más bien, “wey que nadie me vea que estoy llorando, que nadie me vea”

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More