Lo que no me gusta de México

6

Amo este país, su gente, su cultura y sobre todo la comida, pero tengo que ser honesta y decir que hay algo que no me gusta de México; algo que me entristece y me hace desear irme muy lejos de aquí, y no es cuestión de política o religión, se trata de desigualdad. Un tema que cada día se hace más presente, nos separa y nos fragmenta.

Creo que yo soy la primera en decir que cómo México no hay dos, soy la primera en hacer publicidad de viva para que todos en todo el mundo vengan a conocer y disfrutar de esta tierra tan cálida y amistosa; porqué como México no hay dos, un país que recibe a todos sus visitantes con una gran sonrisa y nacida del corazón, amo a este país con cada una de las células de mi cuerpo, pero tengo que ser honesta y reconocer que hay cosas que están mal.

Notas Relacionadas

Nos aferramos a crear conexiones

Como una cebolla

Existe algo que me duele mucho de este país tan grande, tan magnifico y es su pobreza, su falta de igualdad de oportunidades, el sufrimiento en el que están sumergidas las clases más bajas y nadie las escucha, nadie hace nada y todos hacen oídos sordos a problemáticas que ya no pueden esperar. Me duele tanto ver la discriminación, la desigualdad y la falta de oportunidades que muchas personas en mi país experimentan.

Yo me siento muy afortunada porque la vida siempre me ha sonreído, porque provengo de un origen muy humilde y creo que he llegado lejos y espero llegar aún más, pero es muy difícil sobresalir en esta país donde las oportunidades no son iguales; para triunfar en México necesitaste haber nacido con la estrella correcta y un gran Angel a tu lado, algo que yo agradezco mucho. Pero cuando miro en la cara de los ancianos que tienen que vender periódico durante todo el día, los niños que andan trabajando en la calle, o las personas que diariamente hacen lo imposible para ganar unas cuantas monedas, indudablemente me veo en sus ojos y pienso en que haría yo si estuviera en ese lugar, y me llena de tristeza ver que esas personas no tienen.

Realmente me conmociona ver el dolor a la cara y no poder hacer nada, ver a un pobre perro con hambre en la calle, o personas que necesitan mi ayuda, a veces desearía tanto ser millonaria y no porque sea avara sino porque me gustaría ayudarles a todos, no solo dando una moneda sino comprándoles comida, dándoles ropa, dándoles algo que haga la diferencia, me gustaría ser rica para ayudar a todos los desvalidos de esta ciudad.

Pero no lo soy y entonces hoy me conformo con hacer un llamado a los demás que tenemos, aunque sea un poquito más para hacer algo por aquellos que no tienen. Y no me importa quedarme sin dinero en el proceso, pero si veo a alguien con hambre o necesitado, seguro contará conmigo.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More