Las personas que abandonamos sin pensarlo

0

Vivimos en un tiempo extraño en el cual ansiamos con muchas fuerzas y de forma obsesiva compulsiva hacer conexiones con otras personas, pero no hablo de cualquier conexión o coincidencia, no, hablo de las conexiones que en verdad importan, que son significativas, esas que son profundas y poderosas en las que sientes que otra persona mira a tu alma y se identifica con lo que ve, con esa humanidad, esa profundidad, esos errores, esos traumas, esas confusiones, todo eso que eres y a pesar de ello, se queda a disfrutarlo.

Deseamos con una gran fuerza que alguien nos mire a los ojos y descubra quienes somos, y entonces se haga esa conexión cósmica casi mágica; todos ansiamos eso, conocer y ser conocidos en una forma esencial y pasamos mucho tiempo buscando eso, buscando a esa persona que pueda mirar dentro sin asustarse y encontrar algo de valor. Dios, como anhelamos eso con una intensidad que quema y arde, que nos pone en movimiento para encontrar a esa persona que pueda entendernos.

Así es como nos ponemos en marcha, en esa eterna búsqueda de esas personas interesantes que tengan fuego en el corazón, un fuego tan ardiente que su calor derrita sin parar el gélido estupor que se carga todos los días para sobrevivir a la vida y sus complejidades.

Queremos encontrar a alguien que nos cure el alma, que nos caliente el corazón, y obvio, también el cuerpo, queremos intensidad, queremos amistades profundas, queremos amores llegadores, queremos relaciones trascendentales y cósmicas que nos ponen a peregrinar por el mundo buscando eso y nos molesta perder el tiempo con todo aquello que sea menor a este ideal, y es insultante cualquier cosa inferior.

Bien, vivir así, no es una buena manera de vivir, y las ansias de sorpresas todos los días, las ganas de encontrar charlas profundas sobre la vida, solo hacen que nos distraigamos de lo real, de esas personas con las cuales ya no conectamos y dejamos que se vayan como si nada.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en eso?, en todas las personas que dejaste ir buscando lo extraordinario, ¿alguna vez lo has hecho?, alguna vez has pensado en las personas que abandonaste en la búsqueda de lo extraordinario, ¿lo has hecho?

Bien, creo que todos los que somos soñadores, idealistas, románticos y medio locos nos hemos perdido en la búsqueda de lo magnifico, perdiendo lo que es real y en verdad trascendente y la persecución de sueños y respuestas por diferentes asteroides y planetas, hacen que olvidemos en casa a nuestra flor encapsulada, quien espera pacientemente que te canses de buscar y regreses a ella.

¿Alguna vez has pensado en eso?

Hoy en día nuestra persecución de los sueños nos hace olvidar lo que es real, lo que es tangible y duradero, para abandonarlo sin pensar, buscando aventuras y misterios, abandonando personas que te atesoran en el corazón y que, de alguna forma, esa conexión mágica cósmica que buscaste, esa conexión profunda que buscabas la lograste, y el fuego, el que está en tu corazón toco a otra persona, pero la persecución de algo que ni sabes que es, te hizo alejarte de esos amigos, amantes, cariños, afectos y apegos como si nada.

¿Alguna vez has pensando en esas personas que tuviste, con las cuales conectaste de maneras misteriosas y las dejaste ir como si nada?

Lamentablemente creo que no lo hacemos mucho, y nos olvidamos de todas esas pequeñas conexiones significativas que hicimos con alguien, irónicamente buscando esa conexión. Tal vez sea el tiempo para mirar hacia atrás y ver que corazones tocaste, cuáles no, y cuales merecen la pena conservarse.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More