La publicista que odia la publicidad

0

Suena raro no, e incluso además de raro suena maniaco o como una profesión mal elegida, esas que te imponen tus padres para que hagas lo que ellos quieren, de tal manera que estudias entre 3 y 4 años algo que te aburre para luego salir a ejercer una profesión que odias.
No sé ustedes pero para mí ese panorama es como estar en el infierno, pero no estás muerto, peor, ya que hacer día tras día algo que no sólo no te gusta, sino que odias, eso es supongo morir en vida.

Pero no sólo son publicistas que odian la publicidad, desafortunadamente hay mucha gente haciendo algo que odia, claro, hay quienes son condenadamente felices pero hay quienes no.

Notas Relacionadas

Ok, ok, ok yo soy esa publicista de la que habla el título, si, esa que odia la publicidad, pero hablo de un tipo de publicidad muy específica. En realidad no es que odie todo el gremio y este pensado que mi carrera fue una estúpida pérdida de tiempo, no para nada, pero mejor aclaro antes de seguir.

Yo soy la publicista que odia la publicidad invasiva, esa que se diseña para verse de a fuerzas, odió esa publicidad que es tan molesta que incluso cuando yo pase 3 años de mi vida estudiándola y como 3 ejerciendo, hasta yo puedo ser consciente de lo molesto que puede ser que un anuncio te acose, además hay publicidad que resulta ofensiva y molesta; esta profesión parece simple y que cualquiera con algo de mota puede hacer bien, ya sabes, la vida publicitaria suena a un mundo maravilloso, agencias publicitarias súper glamorosas y snob, llenas de estilo, formas recreativas y personas que se sientan 5 minutos a pensar en algo para salir con una campaña exitosa que se va a nivel nacional, pero más allá de eso, hay mucha estrategia, por ello vemos campañas y anuncios muy creativos, pero obvio, también hay mala publicidad que fue pensada en 5 minutos.

Es esa la publicidad que odio, aquella que es obvia, que no tiene pies, que no tiene estructura, que no tiene una intención, esa es la publicidad que odio, además de la publicidad digital.

En la actualidad muchas personas han cambiado al máximo sus hábitos de consumo de medios, hace incluso una década nuestra forma de pasar el tiempo era diferente, leíamos revistas, escuchábamos el radio, veíamos televisión, nos informábamos en los periódicos, pero la vida cambio y todos esos medios se cambiaron a otra dirección, una virtual. Haberlo pensado hace 20 años hubiera sido algo difícil de creer, toda nuestra vida sería móvil y digital, pero ahora tele, revistas, periódicos, radio y hasta cine, todo eso está en un mismo lugar: internet.

Por ello vemos una avalancha de inversión y publicidad en internet, la tendencia para el 2015 será un incremento del 75% por ciento más.
No es raro ver un gran crecimiento en plataformas como Google AdWords o las campaña publicitarias en Facebook, ahora todos se quieren ir a internet porque esa publicidad es más efectiva y genera un call to action, genera una acción en el usuario, una medición instantánea y en tiempo real, una gran diferencia en la publicidad tradicional.

Entonces que paso, pues todos los sitios web que visitas te saturan de publicidad, con banners que se mueven, banners que tienen ruido, banners interactivos, banners que abren la pantalla, banners que literal hacen que te desconcentres de lo que importa, lo que quieres ver y son los contenidos, es esa publicidad la que odió, aquella que invade cada centímetro de la página que está visitando, uno tras otro.

Ahora teniendo un enfoque publicitario y uno de generadora de contenidos, se perfectamente que el combustible que hace esos proyectos funcionar es la publicidad, pero no por ello voy a dejar de ver el punto de vista del usuario, la publicidad invasiva es terrible, tanto que muy seguramente terminas cerrando esa ventana y sin ganas de regresar nunca más.

Al igual que en la tele, estar expuesto a muchísimos anuncios en cualquier formato, hace que te hartes y termines odiando la publicidad, inclusive los 5 segundos de anuncio que te hace ver YouTube son una infamia.

Creo que si se quiere publicidad efectiva hay que encontrar un punto de equilibro en la que no haga al usuario odiar la publicidad.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More