La práctica hace al maestro

0

Un principio básico que nunca deberíamos perder de vista, sólo podemos lograr una gran profesionalización si practicamos, practicamos y practicamos haciendo algo; esa es la única manera de lograr ser los mejores en cualquier área.

Así que todos conocemos la solución para ser los mejores en cualquier ámbito, no es más que ensayó y error, así como muchas ganas de aprender.

Notas Relacionadas

Las enseñanzas de Charlie Brown

El amigo de un amigo

En estos días he pensado mucho en las personas sobresalientes de cualquier ámbito, baile, arte, música, negocios o lo que sea. Todas las personas que han logrado sobresalir en un área, todos tienen en común muchas horas de práctica, horas que se podrían contabilizar, momentos que son medibles, pero aun así y a pesar de toda la objetividad de lad mediciones de todo ese tiempo invertido, lo único que cuenta es el perfeccionamiento de una actividad.

Nadie nace sabiendo cómo hacer algo, si bien todos nacimos con predisposiciones y talento, la única forma de lograr la perfección en algo es trabajar, trabajar hasta el cansancio haciendo algo, aunque sea cansado, rutinario o aburrido; si tú quieres ser el mejor chef del mundo lo que debes hacer es entrar a la cocina a cocinar hasta que te hartes, pero obvió también ayuda y mucho tener bases y conocimientos sobre cocina.

No sólo basta hacer algo, hay que saber que se está haciendo, te imaginas si tu o yo quisiéramos aprender valet ahorita; aunque tengamos muchísimas ganas de hacerlo tenemos que tener a nuestro favor otros elementos.
Pero eso me deja pensando y con muchas dudas sobre la práctica de cualquier cosa, si uno quiere ser el mejor en algo, además de romperse el alma durante muchos años haciéndolo, también se necesitan otros factores.

El talento también interviene, pero eso no significa que no pasemos mucho tiempo intentando algo. Además todos, tarde o temprano comenzaron en lo básico, todos nosotros iniciamos sin saber y con muchas ganas de desarrollar una tarea satisfactoriamente.

Ese espíritu es el que todos tenemos al salir de la universidad, muchas ganas de comernos al mundo, de llegar alto y ser los mejores en nuestra área, y sabemos que eso tomará su tiempo, nuestra dedicación y por supuesto mucha paciencia. Sólo hay que recordar que cuando vemos a alguien exitoso, detrás de esa persona hay muchas horas de estudio, trabajo y por supuesto práctica.

Recuerdo mucho cuando comencé a escribir hace más de 5 años, cuando todos creían que ya era algo tarde por mi edad y otras características eso de escribir, pero algún día debía empezar si eso era lo que me hacía tan feliz.

Todos debemos comenzar en alguna parte de nuestra vida, pudimos haberlo hecho antes o ahora, pero hoy me pongo a pensar en esto de la práctica porque hay un campo de mi vida en el que soy una completa inútil, pues novata, y lo único que sé, es que tengo ganas y disposición de aprender, no importa que, sólo tengo que tener en mente la noción de que todos comenzaron un día.
Todos cuando iniciamos no teníamos la menor idea de que hacer, a excepción de las instrucciones que nos daban, para pasar mucho tiempo ensayando y practicando algo.

Es más, cosas tan básicas como dar un buen beso, son cosas que requieren práctica, tampoco es que necesites miles de horas de práctica, pero entre más besos des, más probabilidades existen de que seas el mejor o la mejor haciéndolo.

Así que no te preocupes si te falta experiencia, compénsalo con muchas ganas y por supuesto con muchas horas de práctica.

No lo olvides la práctica constante perfecciona tus acciones, así que si hoy quieres hacer un buen espagueti, pues tienes que hacer muchos espaguetis, si quieres tomar buenas fotos pues agarra el celular y haz tomas hasta que vayas mejorando, si quieres ser un buen besador, bailarín, músico, pintor, también tienes que practicar.

Así que tú y yo vayamos a practicar hasta que seamos los mejores.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More