Reflexión: La niña de los zapatos

2

Alguna vez han conocido a alguien que no tenía algo en su vida y vivía de manera maravillosa sin ese algo, pero un buen día le enseñas algo y al día siguiente ya no puede vivir sin él y obvio tú te sacas de onda cañón porque un día antes ni sabía que existía y ahora resulta que se muere sin ese objeto como si toda la vida lo hubiera tenido, hay muchas personas así, aunque nos de risa; de hecho ahora que lo pienso yo también he pasado por eso y a veces aunque parezca irracional cuando uno descubre una nueva forma de vivir o hacer las cosas, necesita hacerlas siempre de esa manera sino algo grave podría pasar.

Me ha pasado, true story.

Notas Relacionadas

Y siempre me acuerdo de esta anécdota o reflexión que dice así:

Había una niña muy pobre que no tenía para comprarse zapatos y siempre andaba descalza, nunca le importo a su modo era muy feliz, a todos lados iba sin zapatos hasta que un día una persona le dijo que no podía andar sin zapatos y le dio un par, después de ese día la niña nunca anduvo sin zapatos y el día que se quedaba sin ellos armaba un tremendo berrinche y gritaba que no podía por ningún motivo andar sin ellos, que simplemente no podía.

Bueno, la historia no decía así pero tuve que componerle porque originalmente eran calzones y no zapatos, pero no vi correcto hablar de alguien sin calzones así que esta es la historia editada.

La moraleja de este cuento y con el que siempre me quieren dar una lección, es que no puedes exagerar las cosas y decir que no puedes vivir sin algo, cuando un día antes ni te importaba ni lo querías y vivías perfectamente sin él.

Digo, habrá cosas que necesitamos para vivir para ser felices, para ser estables pero hay cosas que no son imprescindibles o que podemos vivir perfectamente sin ellas por un breve periodo de tiempo, en realidad, creo que se trata de entender las cosas en su justa proporción y comprender que si bien necesitas algo, no es de vida o muerte, no seas como la niña de los calzones, digo, zapatos y entiende que las cosas a veces simplemente no suceden.

Porque hoy dices que no puedes vivir sin algo, cuándo sabes perfectamente que sí puedes, allí esta el punto.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More