La navidad está muy cerca

0

Yo diría a la vuelta de la esquina por lo que se puede ver en las calles, sin importar que sea 3 de octubre el día de hoy y nos separen muchos días de diferencia de esta celebración, a quien le importa eso, para muchos la navidad está muy cerca y hay que prepararse muchos meses antes. Para comenzar el sin fin de las compras, los excesos, el lujo, la decadencia, el consumismo, los regalos, los objetos y las ventas; ¿es extraño no te parece?, la época en la que se trata de conectarte contigo mismo, con tu espíritu, con la bondad, con la ayuda, uno termina más cercano a los pecados capitales, todos y cada uno de ellos o por lo menos la mayoría.

La navidad es extraña, algunos la disfrutamos, otros la sufren, otros compran, otros parrandean, otros regalan, otros decoran y algunos pocos realmente piensan en su significado, y esos pocos que piensan en el significado real de la navidad, lo hacen porque están viendo Milagro en la calle 34, aquello que nos dicen oficialmente que debemos creer de la navidad y como debería ser.
Lo cual me parece absurdo, el mayor de las absurdos, que esas historias que tanto nos gustan o nos hacen pensar sobre la vida y sus grandes valores, son parte de un mensaje bien especifico y diseñado de lo que esperan de nosotros, pero no quiero sonar revolucionaria, no es la intención, más bien es hacer un poco de análisis.

Pero no puedo obviar el hecho de que la navidad, en estos últimos años, por lo menos para mí está perdiendo aquella esencia de la cual disfrutaba yo cuando era niña, llena de protocolos, ahora más bien creo que pasa desapercibida, de no ser por las decoraciones de la calle y de todas esas personas que desde septiembre empezaron a comprar para prepararse con todo para recibir a la época más feliz del año, yo olvidaría por completo que época del año es, pero entonces los demás y su espíritu navideño me recuerda la víspera de esos días y no se hable de la televisión y todos sus contenidos, TODO HABLA ACERCA DE LA NAVIDAD y lo que se espera de uno mismo, alguien desinteresado, feliz, armonioso y tranquilo.

¿Personas felices?, mmmmmm, pues creo que ya estamos hablando de utopías, porque ciertamente las sociedades actuales buscan desesperadamente como al Santo Grial en las cruzadas, a la felicidad.

Aunque debo admitirlo, la navidad es una época feliz, una época que a mí me hace recordar años felices, días felices, momentos felices y cosas felices; y no estoy diciendo que ahora no sea feliz, pero antes las cosas eran mucho más diferentes, por ello supongo que todos añoramos durante todo el año esta época.

Una época ciertamente feliz y alegre, pero detrás de ella algo oscuro se esconde, EL AFAN DE VENDERTE cualquier cantidad de pendejadas, desde decoraciones navideñas tan absurdas como bolsas de basura navideñas, que te hacen pensar que la Navidad es una vil excusa para venderte cualquier cosa, literal, cualquier cosa es susceptible de venderse si trae los colores navideños para incorporarle a tu vida ese espíritu festivo.

Para las corporaciones todo se resume a vender, para las personas todo ser resume a comprar, lo sé, lo sé, ese es el principio activo de nuestra sociedad, de nuestra economía, del mundo; ese es el motor que hace que gire el globo terráqueo, LA ECONOMIA, pero hasta qué punto el fin justifica los medios, o sea, venderte. Por ello hay un montón de estrategias que ya comienzan ahora, desde vestir las tiendas de navidad, hasta preparar todo tipo de ventas absurdas, como el buen fin, una iniciativa destinada a promover las compras en el último trimestre del año fiscal. Pero, ¿acaso tienen que convencernos de comprar en esta época del año?, no, no lo creo.

Este es el motivo por el cual tiendas departamentales, de conveniencia y demás se están saltando Halloween, día de muertos, revolución mexicana, posadas, pastorelas y cualquier celebración que se anteponga a la navidad, para irse directo a la máxima celebración del año, la navidad, esa que se celebra un solo día y la cual se anticipa 4 meses antes, que digo 4 meses y mucho antes ya todos están preparándose para participar de un día en el que los sueños y las esperanzas se cuelgan en un árbol para luego ir a cenar.

Y no, no soy oficialmente la grinch de la navidad, que en este caso si aplicaría, pero ello no implica que no use el cerebro y los ojos para ver lo que es evidente.

La navidad en la actualidad es una excusa para vender, en vez de ser una excusa para reír con nuestras personas queridas, para forjar lazos, para amar, para convivir. Lamentablemente la nueva esencia de la navidad, esa que está diseñada para vendernos incluso ideas, esto hace que recuerde las navidades en las que para mí el significado era otro, casi mágico.

Además, puts, yo apenas saboreándome el pan de muerto y resulta que ya están vendiendo rosca de reyes, no es justo, eso simplemente no es justo y me parece ridículo, que todavía no festejemos Día de Muertos y ya estamos preparados para la navidad, yo creo que hay que ir por partes y comenzamos con lo primero que se nos cruza, que es el Halloween y ya luego nos seguimos con lo demás.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More